martes, 25 de julio de 2017

PREGÓN "Cofradía de Palma del Río 2017"

Pregón a la Virgen de la Cabeza, a cargo de Javier Ruiz en Palma del Río.

 

sábado, 22 de julio de 2017

Procesión de la Virgen de la Cabeza en Córdoba 2017


Tras días de triduo, a principios del mes de mayo, Córdoba y la Parroquia de San Francisco y San Eulogio celebraron la festividad religiosa de la Cofradía de la Virgen de la Cabeza, acompañados por representantes de las dos hermandades de la parroquia, de muchas de las cofradías filiales y de una representación de la Real Cofradía Matriz de Andújar.

Tras la Santa Misa, tuvo lugar la solemne procesión por las calles de nuestra ciudad hasta la Santa Iglesia Catedral.


Un domingo lleno de luz en el que brilló la alegría de la Resurrección del Señor de la mano de nuestra Madre, la Virgen Morenita.




Fuentes variadas
CANAL ROMERO

miércoles, 19 de julio de 2017

PREGÓN: Cofradía de Linares 2017


XXIII Pregón Mariano y Romero de la Real Cofradía de la "Santísima Virgen de la Cabeza" de Linares, a cargo de Alicia Montes Ortega, que tuvo lugar el pasado Domingo, 14 de Mayo de 2017, en la Capilla del Hospital de los Marqueses de Linares.




Vídeo: Savio
CANAL ROMERO

domingo, 16 de julio de 2017

REFLEXIONES DE LA PALABRA (CCLXXXIX). Domingo XVI del Tiempo Ordinario


Hoy también comienzo provocando a que cada uno se haga a sí mismo una pregunta: ¿soy trigo limpio o soy cizaña?... Si somos sinceros a la hora de respondernos, igual descubrimos que no somos trigo limpio, y que en nosotros se pueden dar juntos el trigo y la cizaña. Y esa realidad, pues vemos que se da también alrededor nuestro, puesto que en el mundo, en la sociedad, en el ambiente, conviven el bien y el mal.
Resultado de imagen de XVI ordinario A
No vamos a negar que querríamos arrancar el mal de raíz, ¿verdad? Pero muchas veces puede ser peor el remedio que la enfermedad. Por eso Dios siempre tiene paciencia y espera… espera… Porque mientras hay vida, hay esperanza. Por eso que siempre nos está dando nuevas oportunidades para quitar de nuestra vida lo que es malo, de alejarnos de todo lo que nos aparta de Él. Y esas oportunidades nos las da a todos. Porque si a nosotros Dios nos da la oportunidad de poder corregirnos en la vida, también se la puede dar a los demás.
Pero ojo, que esta oportunidad para nosotros no consiste en ser mejores en general; sino que consiste en ser mejores cristianos; es decir, que lo que pensamos, decimos y hacemos en cada momento de nuestra vida tiene que estar acorde con el Evangelio de Jesucristo. Por eso que no debemos pensar que es igual ser trigo o cizaña, no… El Evangelio ya nos dice que el destino de la cizaña es el fuego. Por eso que Dios constantemente nos está llamando al arrepentimiento y a la conversión, para que seamos trigo limpio; y también para que ayudemos a los demás a serlo.  Eso sí, decidir quien es trigo y quien es cizaña es algo que es preciso dejar en las manos de Dios. Si lo hacemos nosotros, seguro que nos equivocamos. Ya se encargará Dios de hacer lo que tiene que hacer.
Vamos a pedirle, pues, a la Virgen que no seamos impacientes; que sepamos respetar la libertad de nuestros hermanos, los hombres, y que seamos capaces de dar siempre a todos la oportunidad de cambiar de vida y de dejar sitio en su corazón para Dios.

Mn. Ramón Clavería Adiego;
Director espiritual de Canal Romero.


jueves, 13 de julio de 2017

REFLEXIONES DE LA PALABRA (CCLXXXVIII). Domingo XV del Tiempo Ordinario


¿Qué tipo de tierra somos cada uno de nosotros? Así, de entrada, de sopetón, os hago la pregunta ¿Cómo somos?¿Cómo recibimos el mensaje del evangelio?
¿Por qué hago esta pregunta?, os podréis plantear. Pues la hago porque muchas veces nos comemos la cabeza en querer encontrar respuestas a por qué el anuncio del evangelio no cala en la gente, y nos lamentamos de lo vacío que está el mundo sin Dios, sin pararnos a pensar que el problema está dentro de cada uno, dentro de cada persona.
Resultado de imagen de parabola del sembrador
Porque Dios sigue esparciendo día tras día, momento tras momento, la semilla de su Buena Noticia. Lo hace de mil maneras y de mil modos. ¿Pero como aceptamos cada uno de nosotros esa semilla? Porque no basta con sembrarla, que se siembra, sino que esa semilla tiene que ser acogida, porque, al fin y al cabo, somos cada uno de nosotros quienes con nuestra disposición acogemos el Evangelio o lo acabamos rechazando.
Y es que, aunque no nos demos cuenta, podemos ser como auténticos pedregales. Si nos empeñamos en vivir de espaldas a Dios y a la Iglesia, seremos auténticos pedregales. Si no acudimos a los sacramentos, si no dejamos que Dios vaya calando en nuestra vida, no seremos tierra buena por mucho que queramos decir que somos muy cristianos, católicos, apostólicos y romanos. Así que no nos engañemos. El evangelio de hoy no puede ser más clarico y no necesita menos explicación. Si de verdad queremos ser cristianos, debemos escuchar y poner en práctica la palabra de Dios, participar en la Eucaristía, y acudir a pedir perdón en el sacramento de la Reconciliación, con auténtico espíritu de conversión y propósito de enmienda. Debemos ser cristianos en la Iglesia. Porque, como dice el refrán, por libre, nada se consigue. Así que ninguno quiera comulgar con ruedas de molino diciendo “yo tengo mi fe” o “yo creo a mi manera”; porque lo único que consigue así es engañarse a sí mismo, vivir en una enorme mentira, y apartarse cada vez más de Dios, echando más piedras todavía en su corazón.

Pidámosle, pues, a la Virgen María, que sepamos despedregar nuestros corazones, para que el abono de la gracia de Dios haga que el mensaje del Evangelio, que día tras día se anuncia sin cesar, penetre de verdad en nosotros, y nos convierta en verdaderos y auténticos discípulos y seguidores de Jesucristo.

Mn. Ramón Clavería Adiego;
Director espiritual de Canal Romero.