ENTREVISTA: Inma Ramírez (2011)


(Entrevista en 2009 a Radio Rute)

Hoy tenemos con nosotros a Inmaculada Ramírez, Cofrade y Pregonera de la Real Cofradía de Rute, y una ruteña de los "piés de su pueblo a la Cabeza" ya que siempre lleva por bandera a su tierra y a la Virgen de la Cabeza. Además Inma es licenciada en Periodismo en Sevilla. Así pues tenemos el gran gusto y placer de poder mostrarles una manera muy bonita de querer a la Reina de los Corazones Ruteños, a la Santísima Virgen de la Cabeza.



- Buenas Inmaculada, defínenos ¿quién eres personalmente?

¿Personalmente? Una chica que desprende Rute por los cuatro costados, orgullosa de mi Andalucía, amante de nuestra tradición. Vitalista, sincera, pasional, muy emocional y entregada con cualquiera de las cosas que me interesan, me llenan o me llegan.

- ¿Desde cuando te viene estar bajo la advocación de María Stmª de la Cabeza?

Desde siempre. Como ya te he dicho, tuve la gran fortuna de nacer en Rute, para mí, uno de los pueblos que más siente esta advocación maravillosa, que se entrega y al que se le llena la boca hablando de Nuestra Morenita. Mis abuelos estuvieron muchos años en la Junta de Gobierno de la Real Cofradía de María Santísima de la Cabeza Coronada de Rute, y mis padres nacieron y se criaron muy cerquita de la parroquia de San Francisco de Asís, donde está La Morenita en Rute.

Todo eso, unido al gran amor de mi familia por todas las tradiciones de nuestro pueblo, algo de lo que me siento realmente orgullosa de haber recibido en herencia, ha hecho que desde siempre esté unida a la Virgen de la Cabeza.

- ¿Que experiencias más notorias podrías reseñar, acontecidas a lo largo de tu vida en el entorno de la Morenita?

Pues… sinceramente, mi vida entera me parece una experiencia más que notoria, porque siempre la he vivido al amparo de su manto y protección. Siempre está en mi mente, en mi corazón, en mi retina, en mis lágrimas y en mis sonrisas. Siempre…

Además de eso, haber sido su pregonera en mi Rute del alma en el año 2009 y haber tenido el gran honor, junto a los pregoneros de 2008 y de 2010, Juan Carlos Molina y José Julian Tejero, de poder haber dado el Pregón Extraordinario del XXV Aniversario de la Coronación Canónica de nuestra titular, son los momentos públicos más importantes vividos por y para Ella.

Luego, a nivel personal, han sido tantos, que serían imposibles de enumerar. He tenido la suerte de que mucha de la gente que he conocido haya sentido ganas de venir a Rute y conocer a mi Virgencita del alma, y ponernos frente a Su Mirada, compartiendo en silencio tantas emociones y pensamientos, es algo que he tenido la suerte de vivir junto a personas que, hoy por hoy, y aunque alguna de ellas haya abandonado esta vida antes de tiempo, son realmente importantes y tendrán, ya para siempre, un hueco en mi corazón. Es una experiencia que no tiene precio y que no cambio por nada.

- En romería ¿qué momento resaltarías como más emotivo?

El momento de la salida de la Casa de Rute hacia el Santuario a hacer nuestra presentación y la Misa del Pastor son dos de los momentos previos que más disfruto.

Por otra parte, me gusta mucho la entronización. En los últimos años he tenido la suerte de poder estar junto a mis compañeros de los medios de comunicación en lugares realmente privilegiados en el Santuario del Cabezo, y ese momento, en el que a todos los romeros se nos corta la respiración hasta que la vemos en su trono, es realmente vibrante y especial.

Después, cualquier momento bajando por la calzada y, por supuesto, ese instante en el que pasa por la Casa de Rute. Me hace sentir orgullosa que todos los ruteños, aunque estén durmiendo en tiendas de campaña, carretas, caravanas o donde sea, vayan a la puerta de nuestra casa a verla pasar por allí. Para mí, es una clara muestra de que Rute y La Morenita están muy unidos desde hace generaciones, y también deja vislumbrar que seguirá así por mucho tiempo.

Para rematar la faena, la llegada de los Hermanos de Andújar a Rute, el lunes por la tarde, me parece un momento realmente precioso, además de porque el entorno natural es maravilloso, por todo lo que ha implicado, y aún hoy sigue implicando, ese recibimiento del pueblo a los “afortunados” que han podido viajar hasta el Cerro del Cabezo.

- Y en Rute, ¿Qué resaltarías de los cultos y actos de La Morenita?

Uhm… ¡¡TODOS!! (risas). La verdad es que el programa de actos y festejos de la Virgen de la Cabeza es amplísimo. Empieza el Sábado de Gloria y finaliza el 31 de mayo. Realmente, son tantos los momentos que me hacen vibrar y disfrutar…

Quizás precisamente ese comienzo, el Sábado de Gloria, me parece precioso. Poco después de la Vigilia Pascual, de que Cristo haya resucitado y las tinieblas hayan desaparecido tras 40 días de angustia y sufrimiento, los Hermanos de la Aurora, a las 12 de la noche, cantando nuestro Himno Grande y entonando otras canciones dedicadas a Ella, dan comienzo a dos meses de instantes preciosos en los que la Virgen de la Cabeza es la verdadera protagonista. Además, es una de las auroras más multitudinarias, puesto que aún están en Rute muchos de los emigrantes que regresan para pasar los días de Semana Santa. Antes de volver a sus lugares de residencia, cantan a su Virgen de la Cabeza y se despiden de Ella hasta quien sabe cuando otra vez… Es duro tener tan presente en tu alma una devoción tan grande y no poder mirarle a la cara cada vez que lo necesites. Por eso me parece especialmente emotiva también.

Me gusta mucho la Misa de Romeros, el último viernes de abril, en la que pedimos su bendición y protección para que todo salga bien en la romería en Andújar.

La novena, el Rosario de las Antorchas, la ofrenda de flores, que cada año sale de una de las ermitas que hay en Rute y en la que todo el pueblo se echa a la calle para rendirle honores… Lo que yo te diga… ¡¡ME GUSTA TODO!!

-Elige tu momento más inolvidable durante las procesiones de la Virgen de la Cabeza por la localidad ruteña, o un lugar de paso por donde te guste verla pasear junto a sus hijos ruteños.

Para mí, el segundo domingo de mayo está lleno de rituales y momentos que repito cada año. Subir a su Función Principal y disfrutar de ese momento en el que la Virgen es bajada del altar y preparada para que comience su procesión, en la que la puedes sentir más cerca que nunca, es un momento único. Últimamente se ha puesto de moda y ya mucha gente la ve desde dentro también, pero yo lo he vivido durante muchos años con la iglesia casi vacía y es de los pocos momentos que me cuesta describir.

Ir a casa de mis abuelos Vicente y María, donde ya estaban todos (mis abuelos Antonio y Pepita, mis tíos, mis primas) y ver el desfile completo por primera vez, verla subir hasta que llega a la puerta y tirarle pétalos desde el balcón, quedarme allí viéndola seguir su recorrido, observando cómo se aleja y continuar disfrutándola llegando al final de la calle Priego, verla pasar por las angosturas de la calle Nueva y… prepararme para su llegada a Los Cortijuelos, un momento en el que de verdad, merece la pena, por lo menos, verla, si es que uno no se atreve a meterse a bailarla.

En la procesión de la noche, me gusta mucho verla bajar por la calle del Pilar y también por la calle Juan Carlos I, pero desde el Parque. Baja realmente majestuosa, como la Señora que es. Y por último, la subida del Cerro mientras se le canta el Himno Grande. Me gusta subirme a las peanas y verla venir desde el fondo del barranco. Es un momento en el que se nota que disfrutamos todos. Los costaleros, pese al cansancio acumulado, se recrean, disfrutan y nos hacen disfrutar. Y las gargantas, después de todo un día cantándole y diciéndole vivas, encuentran fuerza no sé de donde para cantarle. Es un momento precioso.

- Sabemos en Canal romero de tu participación activa en el 25 Aniversario de coronación de la Virgen de la Cabeza ruteña ¿cuéntanos un poco en qué consiste?

La Junta de Gobierno de la Real Cofradía decidió, entre muchos otros actos especiales, hacer un Pregón Extraordinario para tal efeméride y pensaron en los pregoneros de los tres últimos años para que nos encargáramos de una tarea tan difícil y hermosa a la vez. Y así lo hicimos, sin ningún tipo de dudas. Ha sido un momento precioso que me ha reportado muchas cosas, como por ejemplo, conocer más a fondo y sentirme más unida a dos ruteños de pro como son Juan Carlos Molina (pregonero de 2008) y José Julián Tejero (pregonero de 2010), sin olvidar el gran honor que supone participar de una forma tan especial en un aniversario que es muy importante para nosotros, ya que somos la única filial que está coronada.

Después, en la procesión en mayo, sé que se quiere hacer algo especial con las reinas y damas de honor de estos últimos 25 años. Yo fui dama infantil en el año 1988, por lo que me tocará participar y disfrutar, afortunadamente, también por esa parte.

- Por ultimo ¿qué palabras dedicarías a todos los romeros de La Morenita?

Que no olviden que el ser romero es una suerte, una especie de don con la que Dios nos ha querido bendecir. Que se viva, que se disfrute, que se crea, que se siga sintiendo y enseñando a quienes se quieran acercar a Ella, igual que a nosotros nos lo han enseñado. Y por supuesto, también quiero decir…

¡¡VIVA LA VIRGEN DE LA CABEZA!!

Start typing and press Enter to search