miércoles, 31 de agosto de 2011

REPORTAJE: "Historia de la Virgen de la Cabeza en Ojós".

Se desconoce la relación que tiene San Agustín con la población de Ojós, pero sí se sabe que es venerado desde hace más de 300 años. Distintos estudiosos de la historia de Ojós han investigado el porqué del patronazgo del Santo Africano, sin obtener respuesta. Lo que se conoce a ciencia cierta es que en 1505 se habían convertido los mudéjares del Valle de Ricote al cristianismo y que las mezquitas del Valle se consagraron como parroquias. En concreto la parroquia de Ojós se dedicó a los Santos Felipe y Santiago, que durante mucho tiempo ejercieron como patronos.

El Valle de Ricote había sido entregado a la Orden de Santiago en el siglo XIII para que se encargara de su administración, los caballeros santiaguistas se organizaban a partir de la regla de San Agustín. Sus miembros tenían el doble estatuto de religiosos y guerreros. A principio del siglo XVII se produjo la expulsión de los moriscos, y uno de los que tuvieron que salir de la Península Ibérica, dejó en Ojós a su hija de 10 años, bajo la tutela de un vecino de Murcia. Este murciano recibe los bienes del morisco y, al margen de encargarse del cuidado de la niña, se compromete a sufragar perpetuamente cada año una misa el día de San Agustín. Al poco tiempo ya existía en Ojós una cofradía dedicada a este santo que organizaba una fiesta en su honor. A mediados de este mismo siglo se tiene ya constancia de que las fiestas en Honor a San Agustín habian alcanzado una magnitud considerable.

El Capitán don Pedro de Albornoz quedó con dos habitantes del pueblo en llevarles para estos festejos "doce libras de pólvora en dos docenas de cohetes, media docena de carretillas, cuatro cohetones, doce bombas y doce salidas de morteretes". Esta tradición se ha mantenido en Ojós, siendo en estos días frecuente que el visitante que llega al pueblo para disfrutar de sus fiestas, se sienta asombrado ante el tronar incesante de la pólvora ofrecida al Santo por sus fieles. En el siglo XVIII aún se mantiene la controversia entre los Santos Felipe y Santiago y Agustín, por el patronazgo de la villa y la advocación de la iglesia. La Orden de Santiago mencionará con una diferencia de cuatro años que la iglesia tiene advocación a San Agustín (1734) y a los Santos (1738).

En la actualidad, Ojós toma como Patrón popular a San Agustín y a él van dedicadas las celebraciones y actos que tienen lugar durante el mes de agosto en la población.

Nuestra Señora la Santísima Virgen de la Cabeza

Las primeras noticias que se tienen de la devoción a Nuestra Señora de la Cabeza en Ojós datan de principios del siglo XVII. Se trata de las donaciones en el testamento que varias personas del pueblo hicieron a la Virgen. De ellas se deduce que un cuadro con la imagen de la Patrona se veneraba en una capilla dedicada a ella. La primera escultura de la que se tiene constancia fue encargada por Fulgencio Buendía, escribano de Ojós, y tiene su origen en este siglo XVII.

Se realizaría en madera dorada y se ubicaría en la capilla antes mencionada. Varias personas importantes relacionadas con Ojós también testaron a favor de la Virgen. Un ejemplo de ello serían Don Tomás López de Poveda y Molina, y Pedro Massa Hurtado, miembro de la familia Massa, a los que más tarde pertenecería el patronato de la imagen. A mediados del siglo XVIII la Virgen de la Cabeza ya tenía su propio patronato. La familia Massa ha sido patrona directa de la Virgen de la Cabeza desde el siglo XVIII hasta la actualidad. Hoy día, Aurelia Massa Ruiz, décima nieta del fundador del patronato, es la camarera y gran devota de la Virgen.

Fuente: Regionmurcia.com 
Fotos: "Andújar Peregrina"
Canal Romero.