jueves, 1 de septiembre de 2011

REPORTAJE: Historia de la Cofradía de Cataluña

La cofradía Virgen de la cabeza en Cataluña, tiene su sede en Hospitalet de Llobregat (Barcelona). El culto a la Morenita en tierras catalanas, tiene su inicio sencillo pero a la vez muy singular, con una simple estampa un grupo de amigos deciden celebrar una Romería en el año 1988. A partir de ese momento andaluces emigrados a estos lares deciden adherirse a la idea, poder ir a la Romería significa mucho cuando estás tan lejos. El destino y la fe de todos quiso que no se quedara sólo en eso, sino que en 1990 se recibe una preciosa imagen, donada por el Santuario, bajo los auspicios del Padre Saturnino Gómez. Esta divina imagen se instala en la Parroquia de Sant Isidre en Hospitalet. 

En estos momentos(2005), la cofradía cuenta con 810 hermanos y cantidad infinita de devotos y simpatizantes que nos siguen en nuestra andadura con gran fervor mariano.
Al tener la residencia en Cataluña y formar parte de las entidades y cofradías de la Archidiócesis de Barcelona, la Cofradía participa activamente en todos los actos y compromisos que de ella se requiere.

Son muchas las ocasiones que nuestros hermanos Mayores, o bien la Junta Directiva, junto con los hermanos que deciden sumarse, asisten a actos religiosos y civiles a los que son invitados. El buen talante y el que hacer que está demostrando nuestra entidad va dejando el nombre de Sta. María de la Cabeza donde ella se merece Sirva para muestra el acto tan simbólico en que con motivo del año de la Merced, nuestra imagen se traslado a la Basílica de la Patrona de Barcelona, donde se celebró una bonita y concurrida misa. El obispo Auxiliar de Barcelona felicitó...

En muchas otras ocasiones nuestros hermanos Mayores, o bien la junta directiva junto con los hermanos que deciden adherirse, asisten a actos religiosos y civiles a los que son invitados, el buen talante y el que hacer de Cofradía demostrando y dejando el nombre de Sta. Maria de la Cabeza donde corresponde. Paralelamente, al pertenecer al consejo de Cofradías del Santuario, se intenta acudir con alguna representación a todas las reuniones que podemos. También se acude en peregrinación dos veces al año con motivo de la Romería en el mes de abril y en agosto para compartir en tierras andaluzas la aparición de Nuestra Señora. Podéis comprobar que con la dualidad de ser catalanes en Andalucía y andaluces en Catalunya son muchas las ocasiones en que nos tenemos que repartir tanto físicamente como de corazón.

La celebración más emblemática que realizamos es nuestra Romería. Se lleva a termino el mismo día que en el cerro del Cabezo. A su vez intentamos que, adaptada a nuestra propia indosincracia y personalidad, sea en el fondo como la que se vive en el Santuario. Nos gustaría poderos transmitir como vivimos los andaluces-catalanes éste último domingo de Abril. Por una parte esta la devoción y el fervor a Maria. Gentes venidas de rincones innumerables de Catalunya que se desplazan a Hospitalet de Llobregat, Sabadell y St. Quirze del Vallés de devotos para compartir juntos todos los momentos. Las asistencia de devotos ha aumentado año tras año.

El hecho de tener aquí la imagen nos acerca a nuestra Madre y a que no siempre tenemos la oportunidad de viajar por diferentes motivos. El sábado de Romería se saca la imagen de su parroquia; St. Isidre en procesión por las calles de Hospitalet. Todos la aplaudimos con el corazón emocionado, le tocamos su himno, las campanas baten sus notas, el viento, los tambores y trompetas dan triunfo a su salida. Son momentos de verdadera emoción. Seguidamente se traslada a Sabadell donde se unen más devotos y simpatizantes para continuar la procesión por las mismas calles que el día que llegó la imagen a Catalunya.

Banderas, mujeres de mantilla, trajes típicos y los estandartes de nuestra entidad desfilan abriendo camino a la Morenita, que subida en su bonito templete observa y nos da su bendición. Coincidiendo con el atardecer nos desplazamos a la ermita de St. ..Feliuet de St.Quirze del Vallés, un bonito bosque mediterráneo lleno de pinos, romero, tomillo que nos acoge en su seno para pasar la noche y el domingo de Romería. Al llegar se realiza la ofrenda de flores, todos quieren obsequiar a la Virgen con la flor más bella y el ramo más exquisito. Poco a poco, con las flores, se va tramando un espléndido tapiz, que será el fondo del altar para la realización de todos los actos. Siendo ya la media noche, a las 12, al abrigo de las estrellas se lleva a cabo el Rosario de la Aurora. El recinto, en este momento, se recoge en sentimientos y reza al unísono. Es un momento especial.

Toda la noche no falta nuestro fuego en el centro de la explanada, el tambor, los cantes, los bailes, los chascarrillos , en fin todo lo que completa la noche de Romería. Al alba empiezan los tambores y trompetas a despertar a la Morenita, que ha descansado unas horas en la ermita. A partir de este momento, llegan autocares, gente en sus coches que desfilan para comer el chocolate y coger un buen sitio para pasar la jornada. En este momento de Romería los sentimientos se traducen en palabras, todo son gritos para la virgen , alabanzas por doquier, aquel poema que todo el año se está componiendo, aquella canción que todo el año se va hilando, ahora se va decir. En las gentes se vive una emoción especial, a tanta distancia son sentimientos tan diferentes, añoranza de la tierra que se dejó, amor a la Patrona de Sierra Morena, encuentros con gente que hace tiempo que ves..., y algo más, un compartirlo todo nos une en una celebración muy bonita. Se producen encuentros muy bonitos entre paisanos, familiares que en una jornada entre festiva y religiosa se comparte el sentimiento.

La misa de campaña nos sitúa en el punto álgido de la Romería. Escuchamos la palabra del señor; presidiéndola nuestra imagen en su esplendoroso paso y templete. Los anderos no la dejan, todos la quieren llevar. La gente va descalza, de rodilla, las promesas también aquí se quieren cumplir. Al finalizar el acto litúrgico se pasea la Virgen por todo el bosque. Las gentes se agolpan alrededor de la imagen, se la merece, se la ensalza hasta el cielo para que nos vea a todos como aquí la veneramos, igual que a mil quilómetros. Como podéis ver nuestra Romería de la virgen de la cabeza en Catalunya difiere poco a la del cerro del Cabezo, no por los actos en si, sino porque el sentimiento es el mismo: amor a la Morenita, la Virgen de la Cabeza, expresarle entre todos, en estos dos días, todo lo que nuestro corazón encierra, veneración a su imagen y recibir su santísima bendición.






Canal Romero.