viernes, 4 de noviembre de 2016

REFLEXIONES DE LA PALABRA (CCLI). Conmemoración de Todos los Fieles Difuntos


Hoy, día de los fieles difuntos, recordamos a todas las personas que han pasado por este mundo y que, tras haber muerto, sus almas están esperando en el Purgatorio para entrar en la casa del Padre y vivir con Él para siempre.
¿Y por qué están esperando estas almas para entrar en el cielo? Pues porque durante su vida en este mundo no han sabido renunciar del todo a sí mismos, no han sabido llegar hasta el final en el amor a Dios y a los demás tanto con sus palabras como con sus obras, como nos enseña Jesucristo en el evangelio, y no se han purificado del todo durante su existencia en este mundo.
Resultado de imagen de fieles difuntos
Es cierto que nosotros no sabemos en qué situación se encuentra cada alma en concreto. Eso sólo lo sabe Dios. Por eso hoy nosotros rezamos por ellas, por las benditas almas del Purgatorio; porque rezando por ellas estamos colaborando a que, por la misericordia de Dios, entren cuanto antes en el banquete del Reino de los cielos que Dios ha prometido a los que creen en Él y le han sido fieles.
Hoy, pues, se nos invita a rezar para que Dios sea misericordioso con los fieles difuntos; de un modo especial, por aquellos por los que nadie reza. Cuántas personas que han vivido y han muerto solas en residencias, hospitales, en guerras, tirados por las calles… Cuantas personas que han sido unos granujas en esta vida pero que, por la gracia de Dios, han sabido pedirle perdón antes de su muerte... Seamos nosotros generosos en nuestra respuesta, recemos por todos ellos; porque una cosa está clara: a todos nos va a llegar el momento de la muerte, y a lo mejor también en ese momento necesitaremos de la oración de los cristianos que aún estén en este mundo.

Que Santa María, la Virgen, interceda por todas las almas del Purgatorio, para que Dios derrame con largueza su misericordia sobre todos nuestros hermanos difuntos.

Mn. Ramón Clavería Adiego;
Director espiritual de Canal Romero.