ARTÍCULO: "¿Qué diré cuando la vea?"

Romería 2011, archivo Canal Romero.
Hace unos días, el padre Ramón Clavería, Director espiritual de este Canal Romero, publicaba en este mismo medio, una reflexión personal en la que nos recordaba que cien días nos separaban de ese bendito domingo del mes de abril en el que tiene lugar la Romería de la Virgen de la Cabeza.
En su escrito hacía referencia indiscutible al paso inexorable del tiempo, siendo este hilo argumentativo el cual me ha llevado a escribir estas líneas.

El tiempo y su intrínseca fugacidad, desde tiempos inmemorables han sido temas centrales en la vida del hombre, siendo el "Tempus fugit" junto al "Carpe diem" dos tópicos clásicos que a grandes rasgos han dominado la literatura universal desde la invención de la escritura hasta nuestros días.

Una de mis sevillanas favoritas, de las muchas que en honor a nuestra Santísima Madre, María de la Cabeza, se han escrito, reflejan totalmente este "Tempus fugit".
Pertenecen a un joven grupo, nacido y crecido en Andújar, así que... ¡de allí, ná malo puede salir!. Su nombre Plaza Vieja y el título de estas: "Mi Andújar que guapa está". ¿Por qué estas sevillanas y no otras? Pues porque me parece sublime la elegancia con la que por medio de palabras y acordes de guitarra, se recogen las miles de sensaciones que los romeros de corazón sentimos en nuestros adentros cada Romería, provocadas todas ellas por un sentimiento tan grande, como lo es el amor que profesamos a la Reina de Sierra Morena. ¡Qué arte tan grande, poder recoger tanto, en escasas cuatro estrofas!

Romería 2011, archivo Canal Romero.
Hoy, "me he parao' a pensar lo lento que pasa el tiempo, lo rápido que se va, que dura solo un momento", y como si de un sueño se tratase, el domingo de Romería pasa, sin que apenas nos demos cuenta, parece que los segundos se aceleran al igual que los latidos de nuestro corazón lo hacen. ¡Bendito momento, bendito sueño del mes de abril!. Y es que "tiene mi Virgen una cosa, que hasta se crecen los ríos cuando florecen las rosas". ¿Qué tendrá nuestra Rosa de Oro, que a tanta gente cargada de fe mueve?. 
"Se me estremecen los nervios cuando pienso en Romería, y en un manojo de versos más" la "quiero cada día", porque no hay día que Ella no pase por mi mente. Mi entorno está lleno de cuadros, imágenes, flores...que me hacen tenerla presente a cada paso que dé y lo cual hace que ese amor y devoción hacia su Excelsa figura se vaya engrosando hasta tal punto, que me quedo pensando, "¿qué diré cuando la vea?", seguramente, como siempre me suele pasar, enmudeceré ante esa cara morena que "cuando el solano se esconde se ve por el horizonte". Porque amigos, miradas habrá, pero a la de nuestra Virgen Morena, que me perdonen, ninguna la iguala. ¡Qué belleza hay en su mirar!.

Como os decía, cada día del año "pensando me desespero, queda mucho todavía, me siento a mirar el sombrero  guardao en la estantería". ¿Cuántas veces miramos el sombrero y su cinta?, ¿cuántas los botos?. Y las mujeres, con qué añoranza miramos los vestíos y las flores.
Nuestro rincón de primavera que todos guardamos, repleto de estadales y custodiado por nuestra medalla de hermandad, rincón que con solo mirarlo nos dibuja retales de abril en nuestra mente. 

Romería 2011, archivo Canal Romero.
"Cuando la tarde se acerca, cuando se asoma el relente". Gran momento ese, cuando la tarde cae, cuando los últimos rayos de sol besan su Cerro. Afortunados somos todos los que tenemos la suerte de poder contar una puesta de sol desde tan mágico enclave y en especial la del sábado y domingo de Romería. Es curioso cómo en apenas veinticuatro horas pasamos de la más inmensa alegría de la caída de la tarde del sábado de Romería, a la pena que nos trae el ocaso del sol del domingo.

"Mi corazón impaciente" está. Ese amanecer del domingo de Romería, esa alegría y a la vez añoranza por los que faltan. "Venga anderos a mecerla, que llevo un año soñando y a mi lao quiero tenerla", que bonito es verla entre la multitud de devotos llegados desde innumerables lugares. ¡Bendito nexo de fe a María Santísima de la Cabeza, que nos convierte a todos en hermanos!. "La gente mira llorando una imagen de pureza y a su lao van caminando..." ¡cuántas y cuántas lágrimas y emociones a flor de piel, puede provocar una imagen tan pequeña y a la vez tan grande!. Y es que, el último domingo de abril... ¡¡¡"nadie quiere recogerla"!!!.

La verdad y siendo sincera, si bien, verla rodeada del gentío en su Romería y en la solemnidad agosteña me encanta, me quedo siempre con las veces en las que tengo el privilegio de estar con Nuestra Madre a solas en su camarín, "un cuarto de hora pensante, metio dentro de un cuento, donde la tengo delante".

Amigos, romeros y peregrinos, al igual que yo, seguro que cada uno de vosotros habréis experimentado todas estas agradables sensaciones que Nuestra Virgen Morena nos regala en todo momento y las cuales se intensifican aún más en su Romería.
Nos hemos de sentir orgullosos por vivir en una eterna primavera y "sentir" el mes de abril como lo sentimos, porque al igual que concluyera Lope De Vega en uno de sus poemas que más me gusta:

¡"esto es amor, y quién lo probó lo sabe"!



¡Viva la Virgen de la Cabeza!
¡Viva su Divino Hijo, Nuestro Salvador!

Artículo: Beatriz RDelaF.
Imágenes: Hemeroteca Canal Romero.
Vídeo: Youtube.
Eterna Primavera en CANAL ROMERO

Start typing and press Enter to search