lunes, 15 de agosto de 2016

Procesiones de la Virgen de la Cabeza en Daimiel, Puertollano y Torres 2016

PUERTOLLANO


El pasado 31 de mayo, se celebró la procesión de la Virgen de la Cabeza en la ciudad manchega de Puertollano, emocionando a los cientos de asistentes y vecinos que acompañaron a nuestra Madre por las calles populares de las seiscientas.

Día mágico en el que la imagen de la Rosa de Oro lució hermosos centros florales ofrecidos por los hermanos. La Eucaristía se celebró en la Ermita de los Pinos de la Dehesa Boyal con una enorme afluencia con más de un millar de romeros y devotos de la Morenita.

La Cofradía de Puertollano estuvo arropada por sus hermanas filiales y otras hermandades de la ciudad. La misa fue cantada por el Coro Romero de Puertollano, cuyo nombre es Virgen de la Cabeza y el cual cantaría, en agosto, la Misa del 789º aniversario de la Aparición en el Cerro de Sierra Morena.



DAIMIEL


La amplia participación de niños vestidos de Primera Comunión o ataviados como labradores y campesinos manchegos destacó en la procesión en honor a San Isidro y Santa María de la Cabeza. Tras la función religiosa, celebrada en la parroquia de San Pedro, cerca de un centenar de niños procesionaron junto a las imágenes por un recorrido que les llevaría por la calle Prim, Plaza de España o calle Estación, entre otras, para finalizar en la ermita del Santo.

La procesión se desarrollaba a mediados de mayo, durante la festividad de San Isidro Labrador y contó con una gran afluencia de almas devotas que no quisieron perderse a la Morenita procesionar por las calles de Daimiel, junto a su cofradía filial.





TORRES

Todo comenzó con los Triduos durante los días previos a la procesión, durante la última semana agosteña. En primer día de Triduo, la Misa fue intencionada por los hermanos difuntos. El segundo día fue dedicado a la presentación de los pequeños a la Virgen. El tercer día, previo al Triduo, fue la ofrenda floral y más tarde, al término del triduo, se celebró imposición de medallas a nuevos devotos y el Besamanto a la Virgen, al cual asistieron autoridades y todas las cofradías hermanas de Torres y bastante devotos y público en general. En los tres días se expuso el Santísimo.

El sábado, día principal, se llevó a cabo la Misa, asistiendo a la misma todas las cofradías hermanas de Torres y las cofradías filiales de la Virgen de la Cabeza. La iglesia estaba llena de gente deseosa de disfrutar con la compañía de la patrona diocesana. A continuación, se desarrolló la procesión que fue acompañada por numeroso público. Ya el domingo, se celebró la tradicional comida de hermandad en la cual el pueblo de Torres se unió bajo la devoción hacia la Santísima Virgen en una gran jornada de convivencia entre paisanos y devotos.


Artículo: Gaspar Parras
CANAL ROMERO