domingo, 23 de abril de 2017

REFLEXIONES DE LA PALABRA (CCLXXX). II Domingo de Pascua

   
Resultado de imagen de duda de tomasHoy celebramos el día octavo de la resurrección del Señor, el día en el que, según el relato del Evangelio que proclamamos hoy en la Eucaristía, Jesús se hizo presente de nuevo ante sus discípulos, que se encontraban reunidos. Y si la primera vez que se hizo presente Tomás no estaba con los apóstoles, y se resistía a creer el testimonio de sus compañeros, en la segunda aparición se queda con la boca abierta y reconoce y admite a Jesucristo como su Dios y Señor.
Pues bien, en la duda de Tomás, nosotros podemos ver también la duda de tantas personas que no pueden entender el por qué de la muerte de Jesús, ni que haya resucitado y esté vivo para siempre, no sólo en el sentimiento y la memoria de los creyentes, sino en la misma realidad. Y es que hay quienes ven a Jesús como un profeta, un buen maestro, un buen hombre con habilidades especiales, etc…, que nació, vivió y murió hace dos mil años… Pero se quedan en eso. Se resisten a creer que resucitó y que vive para siempre. No pueden aceptar su divinidad... Sin embargo también, por gracia de Dios, muchas de estas personas tienen en su vida un momento en el que se encuentran con Jesús resucitado.
Mirad, Jesucristo exige aceptar con fe plena la realidad de su resurrección, cosa que, pues hay que admitirlo, no siempre es fácil para nuestras mentes críticas o indiferentes. Por eso que en el Evangelio de hoy Jesús proclama esta nueva bienaventuranza, que es la bienaventuranza de la fe: “Dichosos los que crean sin haber visto”. Y en esa bienaventuranza, estamos nosotros, los que creemos en Jesucristo sin haberlo visto, sino por pura gracias suya, porque, no lo olvidemos, la fe es un regalo de Dios, por medio del cual creemos en Jesucristo sin necesidad de ver ni de tocar.
Pues que la Virgen María nos ayude para que seamos capaces de confesar esta fe ante todos los que nos rodean.
Y, como siempre digo en estas fechas, anunciar que la semana que viene no va a haber "Reflexiones de la Palabra", ya que los devotos de María Santísima de la Cabeza nos encontraremos, D. m., en el Cerro de la Cabeza honrando a nuestra Señora, la Virgen Madre de Dios en la celebración de su Romería, donde podremos encontrarnos y abrazarnos unos a otros.
Feliz Romería a todos.


Mn. Ramón Clavería Adiego;
Director espiritual de Canal Romero.