sábado, 17 de junio de 2017

ENTREVISTA: Padre Trinitario Manuel García



ENTREVISTA AL PADRE MANUEL GARCÍA

CANAL ROMERO

Hoy tenemos la oportunidad de compartir experiencias religiosas y vivencias devocionales con el párroco trinitario, Padre Manuel García. A pesar de su juventud, aporta la Fe desde sus inicios e intentará explicarnos cómo es la perspectiva de un joven sacerdote que tiene la fortuna de estar tan cerca de Dios y de Nuestra Madre. Por ello, Canal Romero realizará un recorrido en el punto de vista religioso del Padre Manuel y su trayectoria en la Iglesia.

Canal Romero, al igual que ha hecho con otros sacerdotes, pretende así acercar la figura de éstos dentro del ámbito de la Iglesia, para mostrar a los feligreses cómo es el día a día de un sacerdote afincado en pleno Cerro de la Cabeza, junto a una Madre Celestial.




1.     Cuéntanos un poco a los devotos, ¿quién es Manuel García? 
Hablar de uno mismo siempre es difícil, por eso muchas veces tenemos que escuchar las voces de tantas personas que nos quieren o nos rechazan para saber quién es una persona. Sin duda desde muy pequeño me enamoré del Señor despertando en mi interior el deseo de ser sacerdote. Soy natural de Villanueva del Arzobispo, un pueblo pequeño de unos 8.000 habitantes, donde se respira una gran devoción a la Virgen de la Fuensanta. Ella me hizo conocer la Orden Trinitaria y provocar el deseo de ser trinitario. Tengo 32 años, y con esta edad aún sigo pensando y soñando al igual que un niño. Mi sueño ha sido siempre ser un “Buen Sacerdote”, tarea ardua y difícil, llegando a tocar el corazón de los más necesitados. ¿Mis aficiones? Pufff. Son tantas!!!! Me gustan los animales, hacer senderismo, escuchar música, pasar el tiempo visitando enfermos y personas mayores, leer, pasar un rato con buenos amigos, reír y tener siempre en la medida de lo posible una sonrisa para aquél que me busca. Mi mayor afición ahora mismo por muy raro que suene, es pasarme las horas mirando a los ojos de la Virgen. Ella, para este pequeño sacerdote lo es TODO.


2.     ¿Cómo le llega esa llamada para ser sacerdote? ¿Es fácil o alguna vez ha tenido flaquezas?  
La llamada fue desde pequeño. Me admiraba ver a mi párroco (Ángel Dandy) rodeado siempre de pobres. Era y es un gran sacerdote. En los trinitarios vi la respuesta del Señor, vivir por los excluidos, presos, pobres… Ser sacerdote es muy fácil, solamente hace falta dejarse llevar por el amor de Dios. Pero, al mismo tiempo tenemos que ver que somos humanos, personas, muy débiles, con demasiadas flaquezas, fallamos, lloramos, nos sentimos solos e incomprendidos y solemos caer, pero nos levantamos con la ayuda de Jesús de Nazaret y gracias a la oración de tanta gente que nos rodean. En muchas ocasiones los sacerdotes nos sentimos atacados con mentiras, injurias, difamaciones… pero el seguir a Jesús conlleva todo eso. Si al “Maestro” lo persiguieron, traicionaron, acusaron, criticaron y lo llevaron hasta la cruz, nosotros, sus seguidores, no vamos a ser menos.


3.     Dentro del Laicado Trinitario, ¿Qué lugar le apasiona más para desarrollar su labor religiosa?  
Soy sacerdote trinitario, y mi misión es la de acompañar. La mejor labor que pueden desarrollar los laicos es la de llevar a Cristo al más necesitado, en aquellos campos donde los trinitarios se encuentran; prisiones, comedores sociales, casas de acogida, colegios, parroquias y santuarios. En todos ellos, siempre encontramos personas que nos necesitan. Que necesitan a Dios.


4.     ¿Qué significa para el Padre Manuel García la Virgen de la Cabeza?
Para muchas personas hablar de la Virgen de la Cabeza es hablar de la madre, pero para mí es mucho más, sería la “MADRE” en mayúsculas. Para mi vida y vocación ha sido mi salvación. No tengo palabras para poder describir lo que significa la Morenita en mi vida. Es un todo, un sueño hecho realidad, es la esperanza de mi vivir, la respuesta en mis dudas, la felicidad en los momentos de lucha y dolor, es el abrazo que jamás nade me supo dar, el milagro de ver que lo imposible se puede hacer realidad. La Virgen de la Cabeza es la caricia de Dios en mi vida. Desde que entré en la Orden Trinitaria ha guiado mis pasos hacia su Hijo. Nunca pensaría que podría vivir en el santuario, pero desde que estoy aquí veo que mi amor hacia Ella es más grande, y tengo la experiencia que si vivo agarrado de su mano, nunca, nada malo me podrá pasar y con su ayuda podré conquistar la felicidad. Yo tiendo a repetirme mucho, pero si tengo que responderte en una frase sería la siguiente: La Morenita es el “REGALO” más grande que Dios ha podido darme. La “Protectora” de mi vocación. Ella, ha salvado mi vida.


5.     ¿Qué le dijo a la Morenita una vez que fue nombrado sacerdote?  
Me ordené sacerdote en el año 2012 una semana antes de la romería. Nunca me había subido a las andas. Unos días después de mi ordenación me llamaron para invitarme a subir en las andas de la Virgen. Era mi regalo de Ordenación Sacerdotal. Sin duda, mi respuesta fue un SI. Al llegar al santuario pude celebrar la Misa a los pies de la Virgen, en el mismo camarín. Solamente estábamos dos religiosos y yo. En el momento de alzar a Dios en mis manos puse mi vida entera ante Ella. Ofrecí mi vocación, mi vida, alegría y sufrimientos con el deseo que nunca me soltase de su mano. Las lágrimas que nacían de mis ojos fueron testigos de tantas palabras y sentimientos que llevaba en el corazón. La Morenita estaba vestida con el manto verde, desde ese momento se convirtió en la ESPERANZA de mi vida. Sin duda el verdor de su mirada elevada al cielo se clavó en mi alma, siendo Ella escudo y estandarte de mí fe. Por eso, mi lema sacerdotal es: “Caminar por la vida luchando por conquistar un rayito de esperanza a los demás”. Nunca podría imaginar que viviría el sacerdocio en su casa. Y de todo corazón tengo que decirte que soy muy feliz. Todos los días, antes de cerrar el camarín una salve se dispara de mi corazón hacia el suyo, Ella ya sabe lo que siento y lo que necesito. Pero, al terminar mi plegaria, beso su cinta y clavando mis ojos en los suyos le digo: Morena!!! Haz que nunca me separe de TI.


6.     La Santísima Virgen María se encuentra en todos los pueblos y en cada uno de nuestros corazones pero, ¿Qué sientes cuando te das cuenta que tienes la suerte o fortuna de convivir tan cercano a su representación en la Tierra?  
Hablar de la Virgen es hablar de lo más bello que creó Dios después de Jesucristo. Son muchas las horas en soledad que paso junto a Ella. La Morena me conoce muy bien y casi siempre el P. Manolo se convierte ante su mirada en un manojillo de lágrimas. No me siento afortunado ni con suerte, me siento privilegiado, de tener la dicha que la Virgen ha fijado sus ojos en mí en un momento crucial de mi vida. Tenerla a mi lado es como tener a Dios más cerca de mí. Todo el día la ando molestando, susurrándole al oído tantas cosas que sus romeros y peregrinos confían entre mis manos. Ella sólo sabe los rosarios que he desgranado en su camarín por miles y miles de personas que piden ayuda y consuelo. La Virgen de la Cabeza es el “Milagro que Dios ha puesto en nuestra vida y en la vida de tantos romeros y peregrinos”.


7.     Analizando sus escasos años de vivencias por la vida de Dios, ¿podría decir que ha cumplido sus propósitos y sueños que tenía durante la niñez? 
¡Sí! Mi mayor sueño era ser sacerdote. Alzar con mis manos el Cuerpo y la Sangre de Jesús. Después de eso ya me podría morir. Pero, Dios, quiso que ese momento fuera la puerta que me hiciera entrar, vivir y experimentar otros momentos llenos de su presencia, dando mi vida al servicio de los demás. Durante 15 años he trabajado en prisiones tanto de voluntario como de capellán. He trabajado en parroquias, en la Fundación Prolibertas, de capellán de las Mínimas, Clarisas, de un colegio de la Salle, he trabajado con niños, jóvenes, ancianos, enfermos, matrimonios y ahora desde el santuario ofreciendo todo aquello que la Virgen ha puesto en mi camino. Aún quedan algunos sueños por cumplir pero con certeza sé que se realizarán.


8.     Cuando llega la Romería de Nuestra Señora de la Cabeza, existe la tradición de que los jóvenes trinitarios suban a las andas para acercar a los pequeños, discapacitados y para bendecir las prendas. ¿Lo has realizado alguna vez? ¿Qué experiencia religiosa le ha aportado dicha actividad? 
Solamente me he subido una vez. El año que me ordené sacerdote. Cuando un trinitario se sube en las andas es un momento muy importante, porque te conviertes en un intermediario entre el pueblo y la Virgen. Eres el enlace que une lo humano con lo divino. Todo se une en un mismo sentimiento y corazón. Ver la fe de tantos romeros, sus rostros, vivas, el querer acercarse a la Morenita… es un manojo de sentimientos muy difícil de explicar. Sin duda la Virgen es mucho más que un sentimiento. Como dije antes, Ella lo es TODO.


9.     La Virgen María, bajo su advocación de la Cabeza, suele ser considerada como milagrosa en cuanto a que ha sanado y curado a muchos enfermos de diversos lugares del mundo. ¿Qué opinión tiene al respecto? ¿Conoce algún caso peculiar y realmente llamativo? 
¿Milagrosa? Yo creo que eso es poco! Hablar de milagros en el santuario es lo más común. Tengo la suerte, de escuchar y ver muchos milagros que suceden a lo largo del año. Cosas que para el entendimiento humano sería imposible. Y eso, que no todo el mundo cuenta sus experiencias, sino, tendríamos millones de casos milagrosos gracias a nuestra Virgen. Ante la Virgen muchas personas encuentran la fe, hayan solución a sus problemas, se unen familias, se realizan promesas de amor y muchos encuentran la paz en su dolor. Un caso peculiar y llamativo que me pasó fue a los pocos días de ser destinado al santuario. Es una historia algo larga, necesitaría escribir mucho, pero en resumidas cuentas, una chica estaba en coma algo más de un mes. Su padre vino al santuario para hacer una promesa y rezando en el camarín comenzaron a sonar las campanas mientras ese hombre y rezaba por su hija. Al salir del camarín su mujer le llamó por teléfono. El se pensaba lo peor, pero el milagro fue que su hija se había despertado escuchando las campanas del santuario, mientras su padre rezaba con fe escuchando al mimo tiempo repicar las campanas delante de la Morenita. Los médicos no se lo explican pero ese buen hombre sí.


10.  Seguramente, todos los cristianos necesitamos aprender para ser más fuertes en la devoción y, sobre todo, la Fe. ¿Puede explicarnos que significa la Fe en Dios y cómo podemos llevarla a cabo en la vida cotidiana? 
La fe en Dios es saber abandonarse entre sus manos. Saber que hay un Ser Divino, Creador y Todopoderoso lleno de un Amor desbordante que puede transformar nuestra historia ofreciéndonos la oportunidad de ser felices. Llevar nuestra fe en la vida ordinaria, es llevar a Dios presente en nuestro corazón las 24 horas de día. Es saber reconocer que Dios se nos da en los sacramentos y que podemos alimentarnos de su cuerpo cada vez que participamos de la Eucaristía. Los sacramentos, la oración, el rosario, ayudar al necesitado y vivir desde el amor es la clave para experimentar una fe verdadera.


11.  ¿Qué importancia tienen los Sacramentos en la actualidad? ¿Qué ejemplos de llevarlos a cabo podría explicarle a los devotos marianos que nos leen? 
Los sacramentos nos ayudan, dan fortaleza en nuestra debilidad y nos libran de muchos males. Podría poner varios ejemplos pero voy a decir dos: Muchas personas que pasan por primera vez por el camarín de la Virgen salen con el alma desnuda. Sus problemas se hacen más pequeños y sus enfermedades ya no son un peso, sino un reto. Muchos, necesitan hablar, por eso, el sacramento de la reconciliación es un instrumento donde muchos romeros y peregrinos se liberan de la carga de muchos años. Una carga llena de pecado, enfermedad, incomprensiones, soledad, injusticias, miedo… Al salir de la confesión se suele escuchar “salgo nuevo”, “soy otra persona”. Otro ejemplo puede ser al comulgar. En ese instante las personas experimentan que algo grande entra en su vida en forma de pan. Muchos peregrinos se deshacen en lágrimas y cuentan cómo en ese momento su vida le cambia, algo nuevo está brotando en su interior. Es el poder de la fe. Es Dios que por medio de su Madre está abriendo los corazones a la humanidad.


12.  Seguramente, a todos los feligreses y devotos que acuden con asiduidad a la Basílica y Real Santuario de Sierra Morena les gustaría aprender y mejorar sobre términos como; Caridad, Solidaridad, Misericordia, Fraternidad, Amor y Plenitud para desarrollarlos en su día a día. ¿Podría describirlos desde su perspectiva juvenil como religioso Trinitario?  
Yo creo que malgastamos mucho tiempo en explicaciones. La vida pasa muy rápido y lo único que el Señor nos pedirá al final de nuestra vida es si hemos amado y si todas las cosas que hemos realizado han sido desde nuestro corazón. Amar es cumplir la ley entera, pero no según nuestro amor, sino desde el amor de Dios que es capaz de verlo todo diferente. Algo que destaco de todos los peregrinos que llegan al santuario y es su buen corazón, sencillez y ganas de estar con su Virgen. Cuando un romero entra en el camarín y se pone ante su presencia, sólo con el mirar y el estar sabe y entiende el significado de caridad, solidaridad, misericordia… Ahora sí, al salir del camarín nuestra misión es vivir todo aquello que hemos sentido en nuestra vida ordinaria.


13.  ¿Qué importancia tiene la juventud romera en la devoción ancestral a la Virgen de la Cabeza? 
Hablar de la devoción a la Morenita es hablar también de juventud. Son muchos los jóvenes que se involucran en la cofradías filiares y miles de ellos que continuamente suben a visitar a nuestra Madre. Ellos son la sabia romera que en el día de mañana llevarán el amor de la Virgen a todos los rincones del mundo. Quiero destacar su fe y sensibilidad, al igual que su respeto a lo sagrado, gran disponibilidad en el trabajo y en especial el interés hacia los más necesitados. Los jóvenes son un tesoro para la Virgen.


14.  El Padre Manuel está más acostumbrado a ver a la “Morenita” pasear junto a sus hijos por la Dehesa del Cerro y sus calzadas pero, ¿Qué siente y percibe cuando viaja a los pueblos y ve el discurrir de la Virgen junto a sus hijos? 
Llevo un año y nueve meses en el santuario y he ido a muy poquitos pueblos, pero tengo que decir que hay una gran devoción. En los lugares donde he estado presente, el amor y la devoción resaltan por los cuatro costados. Es maravilloso ver cómo camina la Morenita entre cantos, vivas, aplausos, lágrimas… una expresión de fe inmensa. Ver los rostros de las personas, la emoción de los niños… un sueño visible en la calle. Muchas personas piden a los trinitarios que tengamos por ellas un recuerdo en la oración. Ven la figura del trinitario como un enlace con la Virgen. Siempre aprendes mucho de los pueblos, llegas a cuestionarte muchas cosas, ves la fe sencilla y tan grande de los más débiles. Estar con los peregrinos y recorrer los pueblos me ayuda a trabajarme para ser mejor persona y sacerdote.


15.  En cuanto a la vida en el Santuario y el trabajo religioso en la Basílica, ¿Qué hace cuando tiene un día malo o un día gris? Imaginamos que en este bendito lugar, como dice el dicho, las penas son menores, ¿no?
Sin duda las penas son menores. En la vida del sacerdote siempre hay momentos de silencio y soledad. El estar aquí en el santuario tiene la gran ventaja que vives junto con la Virgen pero se puede pasar muchos días sin que uno se relacione con la gente, ya que el trabajo, el tiempo, el invierno… hacen que los peregrinos no suban con tanta frecuencia. Cuando me encuentro algo mal suelo ir al camarín, rezo, pinto y luego salir a pasear por los distintos senderos que hay al alrededor del santuario. Sin duda, la Virgen, la comunidad y los buenos amigos te ayudan a caminar con el ánimo siempre levantado. Tengo que decir que soy una persona muy sensible, y se me nota mucho cuando estoy mal, y al instante muchas personas que he conocido a lo largo de este año salen a mi encuentro bombardeando el teléfono de llamadas y mensajes. No me puedo quejar. La Virgen me manda a muchísimos ángeles en mi camino.


16.  Entendiendo y comprendiendo la intimidad religiosa de cada persona, ¿podría explicarnos qué le suele pedir a María Santísima de la Cabeza cuando estáis a solas en el Camarín?  
Por mí le suelo pedir muy poco por no decir casi nada. Todos los días le pido por las personas a las que quiero y me rodean; familiares, amigos, conocidos, enemigos, difuntos… Luego pido por las intenciones de tantas personas que confían en mi oración. Entre todas ellas están los enfermos, moribundos, problemas familiares de muchos peregrinos, causas difíciles e imposibles que la gente confía a nuestra comunidad. También suelo pedir por mucha personas que lo están pasando mal, y que de alguna manera u otra te suelen llegar informaciones de su estado anímico y aunque no las conozca personalmente las tengo presentes. Un rosario es el arma que me acompaña siempre en mis oraciones. En cada cuenta hay un Ave María que le acompaña un rostro, una persona y una intención.


17.  Volviendo a lo anterior, ¿qué es lo que más le dice o aconseja la Virgen cuando le reza? 
Ser signo e instrumento de esperanza para los demás. No desfallecer en el camino aunque encuentre peligros y persecuciones. Saber que no estoy nunca sólo, la Morena y su Hijo van conmigo. Como dicen muchos santos; “Ellos y yo mayoría absoluta”.También tengo que decir, que en muchas ocasiones la Virgen se calla. Se hace la encontradiza, pero al final se ríe y me hace sonreír en aquellos momentos más difíciles de mi vida. Ella, mejor que nadie, conoce mis sufrimientos y el dolor de mi corazón, sabe regalarme lo que nadie me ha sabido dar. En los momentos en los que me he sentido perdido, solo, en oscuridad, al borde de la desesperación, mi Morenita ha sido mi encuentro, mi compañía, la solución a mis problemas y la persona que más ha confiado en mí, por ser madre de Dios y mía.


18.  Desafortunadamente, cada día solemos ver noticias de conflictos bélicos, injusticias políticas y sucesos trágicos. ¿Cómo ve el papel de la Fe ante estas situaciones? ¿Cree que con más fortaleza en la Fe de cada persona, dejaríamos de ver estas angustiosas situaciones y reinaría la concordia y paz? 
El papel de la fe es importantísimo, elemental, imprescindible. Sin la fe la esperanza no tiene sentido. La fe es la que nos ayuda a ver las cosas de otro modo y saber afrontarlas con el corazón. El mundo no puede cambiar si no cambiamos nosotros mismos. Tenemos que comenzar a trabajar por la paz y la solidaridad en nuestros pequeños círculos y poco a poco llegar hasta el fin del mundo. Sin duda, si ponemos unas gotitas de fe, esperanza y caridad en nuestra vida, podremos alcanzar todo aquello que nos propongamos. Decía la Madre Teresa de Calcuta: “Ante los problemas del mundo, nuestras manos no pueden cambiar nada; pero ante los problemas del mundo, sólo están nuestras manos para poder cambiarlos”.


19.  Partiendo de la base de que todos somos pecadores, vivimos en un mundo que no está exento de polémicas en torno a la devoción a la Virgen de la Cabeza. ¿Cómo piensa que se podría mejorar la fraternidad y existir más comprensión entre romeros para existir una gran unión junto a una Madre?
Primero tenemos que ser humildes, y en la humildad nos metemos todos. Saber reconocer lo bueno y menos bueno de cada persona, y desde ese punto comenzar a trabajar unidos desde lo que nos une. Todos tenemos diferencias y pensamientos distintos, pero lo más bonito de todo es que por encima de las diferencias y pensamientos está la Virgen de la Cabeza, y Ella es la mano que nos une. El orar los unos por los otros, compartir la misma fe, el diálogo fraterno y el mirar hacia una misma meta nos hacer ser verdaderos hermanos y buenos hijos de Dios. Todos tenemos que trabajarnos, primero para ser más humanos y luego más cristianos. Todos tenemos que aprender a abandonar los juicios, criticas, chismes, falsas acusaciones, conflictos, dejando de señalar con el dedo a la otra persona y abrazarnos al amor, con gestos de perdón, diálogo, sinceridad y compromiso. Si nos unimos, seremos la fuerza de Dios para transformar el mundo y de hacer realidad el sueño de Jesús en medio de nuestra historia.


20.  Esta pregunta seguro que te la han hecho en más ocasiones. Eres muy joven pero, ¿cómo recibirías el encargo de ser el futuro rector de la Basílica y Real Santuario de Sierra Morena? En ese caso, ¿Qué podrías aportar a los devotos y a la comunidad eclesiástica?  
Ser rector no es nada fácil, el candidato tiene que tener una fuerza grandísima en la vida espiritual, para ello es necesario una buena formación, experiencia de vida sacerdotal y de trabajo en varios campos de la vida eclesial. Para ello debería pasar mucho tiempo. Yo prefiero quedarme de soldado raso, al lado de la Morenita. Si pudiera aportar algo bueno, sería, que no tenga que esperar a ser rector. Se puede hacer muchas cosas sin ser rector y la mayor de todas es elevar a Dios cada día en la consagración, perdonar pecados, escuchar y calmar el dolor de mucha gente, llevar la devoción de la Virgen a todos aquellos lugares donde Ella me permite llegar.



21.  ¿Romería o Aparición? ¿Qué añadiría a ambas?  
Sin duda la romería es el sueño del romero. La romería se convierte en el aplauso del mundo a la madre de Dios. Pero la aparición tiene su encanto. La aparición es un momento de mayor recogimiento y silencio, con la oportunidad de acercarse más a la virgen mediante un beso en su manto. Para mi forma de ver me quedaría con la aparición. Lo que añadiría es una invitación y mayor participación de toda la diócesis de Jaén, ya que la Virgen de la Cabeza es la patrona de la diócesis. Un sueño sería ver que todas las parroquias acompañadas por sus sacerdotes peregrinasen como mínimo una vez al año al santuario.


22.  ¿Has subido por el Camino Viejo de Herradura andando? ¿Cuántas veces? ¿Y en carreta? 
En el tiempo que llevo destinado en el santuario he subido andando 18 veces al santuario. Algunos me llaman graciosamente “el padre del camino” o “la gacela de Sierra Morena” porque siempre subo con hábito y a la misma vez muy ligero. Sin duda una experiencia para volver a repetir miles de veces. Caminar escuchando confesiones de los peregrinos, bautizando a nuevos romeros, compartir experiencias y milagros de la Virgen. Momentos de risas y de lágrimas, de cansancio y de fuerza al saber que la Morena nos espera. En carreta no he subido ninguna vez.


23.  Algo que no le hayamos preguntado y le gustaría decir.
Sí. Quiero nombrar a dos personas: Paqui y Pedro. Dos buenos romeros que durante años dedican muchas horas de su tiempo a la Morenita y casi nadie lo sabe. Un matrimonio ejemplar, unido, luchador, alegre y sobre todo lleno de amor y de fe. Ellos me han enseñado a querer a la Virgen de una forma especial. Gracias a ellos, el camarín y la ornamentación floral de la Señora se presenta siempre impecable para los ojos de Dios y de todos los peregrinos. Han sido muchas y serán las horas de trabajo ante su Virgen de la Cabeza. Ellos no tienen miedo a la enfermedad, ni al mal tiempo. Suben al santuario llueva o truene, canten las chicharras o no canten. Desde hace tiempo, su corazón no mora en su pecho, sino en éste cerro bendito. Ellos, son portadores de muchas plegarias de tanta gente de Andújar que le confían sus secretos y sufrimientos. Su tiempo y dedicación no se puede pagar con nada del mundo. Ellos me han enseñado que la Virgen es lo más grande para Andújar y que la Virgen siempre será lo primero. Ellos son portadores y testigos de miles de milagros que han sucedido en el camarín, y saben muy bien que la Virgen de la Cabeza tiene algo especial. Paqui y Pedro, gracias por querer de esa forma a la Morena.


24.  Para finalizar, un mensaje del Padre Manuel García a todos los devotos que leen Canal Romero.  
No nos cansemos nunca de amar a la Virgen y de llevarla en nuestros corazones, porque Ella es el mejor regalo que Dios nos podía dar. Con Ella lo podemos conseguir todo. Es la solución a nuestros problemas, la salud de nuestra enfermedad, la alegría en nuestros momentos más amargos, Ella es la luz en nuestra noche más oscura. No dejemos que pase un día de nuestra vida sin rezar un Ave María, porque la Virgen de la Cabeza será nuestro bastón y guía en a lo largo de toda nuestra existencia. Ella nunca apartará el verdor de su mirada para todos los que la aclamamos como Madre y Reina de nuestras almas.


Entrevista realizada al Padre Trinitario, Manuel García López, 
por Gaspar Parras Jiménez, en mayo de 2017, para Canal Romero
CANAL ROMERO