REFLEXIONES DE LA PALABRA (CCXCII). Fiesta de la Transfiguración del Señor


Este domingo celebramos la fiesta de la Transfiguración del Señor; recordando aquel momento en el que Jesús, cuando iba a comenzar su camino hacia Jerusalén para morir en la cruz, quiso mostrar a los apóstoles Pedro, Santiago y Juan, en lo alto del monte Tabor, la gloria de su divinidad, la que tendría después de su resurrección.
Resultado de imagen de transfiguracion
¿Por qué se transfigura Jesús? Pues para manifestar con toda su grandeza que ese camino que emprende hacia la cruz es el único camino para dar vida; y así fortalecer la fe de sus discípulos, una fe que se estaba poniendo a prueba por el anuncio de su pasión y de su muerte. Fijaos si esta escena fue impactante que el apóstol san Pedro la recuerda de un modo especial en la segunda lectura.
Y es que la Transfiguración no sólo ayuda a los apóstoles a superar el escándalo de la pasión, sino también a darse cuenta de que Jesús es verdaderamente Dios. Yo me imagino la cara que se les pondría a aquellos tres apóstoles cuando vieran todo aquello… Y cómo se quedarían cuando oyeran desde el cielo a Dios Padre proclamando solemnemente que Jesucristo era su Hijo amado, el Hijo al que todos tenemos que escuchar…
Pues bien, esta es la consigna práctica que permanece: escuchar a Jesucristo. Por eso que a lo largo del camino de la vida, en las circunstancias más diversas, en los acontecimientos buenos o malos, hemos de escuchar a Jesús, el Hijo amado de Dios, nuestro Maestro, que nos dice que no temamos, que no tengamos miedo.

Vamos a pedirle, pues, a la Virgen María, que sepamos escuchar a Jesucristo, que nos llama a una vida nueva, y podamos así hacer de nuestra vida un don de amor para los demás.

Mn. Ramón Clavería Adiego;
Director espiritual de Canal Romero.

Start typing and press Enter to search