Sigue la actualidad devocional en nuestras redes sociales

REFLEXIONES DE LA PALABRA (CCCIX). Domingo XXXIII del Tiempo Ordinario


Si estamos atentos, nos daremos cuenta de que la liturgia de la Iglesia nos ayuda a vivir la fe de forma armónica y progresiva. Por eso hoy, cuando ya estamos finalizando el Año litúrgico, nos recuerda que vamos caminando por esta tierra como “siervos” a quienes el Señor les ha dejado como encargados de sus bienes. Bienes que son distintos para cada uno; porque a fin de cuentas, cada uno de nosotros somos diferentes y, por muy pecadores que podamos ser, también tenemos nuestras cualidades. Bueno; pues estas cualidades son las que tenemos que poner en práctica en nuestra vida; como la mujer fuerte de la que nos habla la primera lectura; no nos vaya a pasar como al empleado negligente y holgazán del evangelio.
Resultado de imagen de parabola de los talentosY es que, a fin de cuentas, si hemos recibido el Bautismo, somos hijos de la luz, y hemos de vivir como tales. ¿Y en qué consiste eso? Pues en vivir cada momento de la vida con el corazón despierto, y arrimando el hombro para construir el Reino de Dios, cada uno desde el lugar donde Dios nos llame, y poniendo en juego los talentos que Él nos ha dado.
¿Qué uno puede ser muy torpe, muy cortico, y muy chapucero? Bueno, pues puede que sea así. Pero lo poco que tengamos, lo tenemos que poner en práctica, y hacer que dé fruto. A lo mejor hoy es un buen momento para que miremos dentro de nosotros mismos y veamos que talentos nos ha dado Dios, qué cualidades personales tenemos. Y, personalmente, creo que nos hará bien el hacerlo; porque tanto a nivel humano como religioso, es bueno que uno se dé cuenta de las cosas buenas que tiene; que los defectos ya se encargará alguno de restregárnoslos por la cara. Pero que no tenemos que olvidar que también tenemos cosas buenas. Eh. Todos tenemos alguna cosa buena.

Vamos a pedirle, pues, a la Virgen María, que nuestra fe sea cada día más viva, para que produzcamos buen fruto y así, como nos pide el Papa Francisco en esta I Jornada Mundial de los Pobres, no amemos de palabra sino con obras. Con buenas obras.

Mn. Ramón Clavería Adiego;
Director espiritual de Canal Romero.

Start typing and press Enter to search