REFLEXIONES DE LA PALABRA (CCCX). Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo


Hoy celebramos el último domingo del Año litúrgico, en el que celebramos la solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo, principio y fin de todas las cosas. Domingo tras domingo, siguiendo el Evangelio de san Mateo, hemos ido celebrando el misterio del Señor Jesús: su nacimiento y su infancia, su vida pública, su pasión, muerte y resurrección, su ascensión a los cielos; hemos escuchado su palabra, hemos contemplado sus obras... y Él nos ha invitado a seguirle.
Por tanto, la celebración de la fiesta de Cristo Rey es el broche de oro del Año litúrgico y de toda la historia, y nos recuerda que todo está orientado hacia Cristo, a quien se le someterán todas las cosas, y que vendrá con gloria a juzgar a toda la humanidad, separándonos de acuerdo a nuestra conducta para con el prójimo. Ya el profeta Ezequiel afirma que Dios distinguirá entre oveja y cabra, entre carnero y macho cabrío. Pues bien, Jesucristo es el Buen Pastor que cuida de su rebaño, y que ha de juzgar a cada una de sus reses.
Resultado de imagen de jesucristo rey del universo juicio finalY en este juicio final, el Señor no se fijará solamente en que hayamos creído en Él, sino que también juzgará como hemos vivido esa fe. Porque nuestra fe no consiste solamente en creer que Jesucristo es el Señor, que murió y resucitó, y está sentado a la derecha del Padre; sino que nuestra fe nos ha de llevar a descubrir a Jesucristo presente en nuestro mundo de hoy. Por eso, la vida de un cristiano no puede ir por caminos que no nos lleven a Dios, sino que ha discurrir por los caminos que nos marca el Buen Pastor.

Vamos a pedirle, pues, a la Virgen María, Reina de cielos y tierra, que nos ayude a reconocer que Jesucristo es nuestro pastor y que nada nos falta con Él, que es nuestro Señor, nuestro Rey, y nuestro Dios.

Mn. Ramón Clavería Adiego;
Director espiritual de Canal Romero.

Start typing and press Enter to search