martes, 17 de abril de 2018

REFLEXIONES DE LA PALABRA (CCCXXXVII). Domingo IV de Pascua


En este domingo el evangelio nos presenta al Señor Jesús como el Buen Pastor que da la vida por las ovejas. Y es que Jesucristo sigue siendo ese Buen Pastor que ha entregado su vida por nosotros y guía nuestros pasos hacia la casa del Padre. Él nos conoce como un pastor conoce a sus ovejas, nos ama, y quiere siempre lo mejor para nosotros.
Resultado de imagen de buen pastor rupnikYa en la primera lectura vemos como el apóstol Pedro predicaba explícitamente esta realidad del encuentro y cercanía misericordiosa de Jesús que, crucificado y resucitado, es nuestro único salvador. Él está presente en medio de nosotros. Él va delante de nosotros como el pastor que guía a su rebaño. Él nos muestra el camino, Él nos enseña a vivir, Él nos ama a cada uno personalmente. Y Él, con una entrega total, da la vida para que nosotros tengamos vida.
Y como Buen Pastor, Jesús ha querido que otras personas continúen su labor en la tierra. Por eso hemos de ser conscientes que todos hemos sido llamados por Dios a una misión, y que todas las vocaciones son necesarias para la buena marcha de la Iglesia, porque a todos nos llama el Señor Jesús para demostrar ante el mundo el amor del Padre. Eso es lo que hemos de manifestar cada uno de nosotros en nuestra vida de cada día: que Dios nos ama a todo. Hemos de mostrar abiertamente que no actuamos movidos por una ideología política, sino que nuestra forma de actuar se debe a que somos cristianos, a que creemos en Jesucristo y queremos seguir sus pasos.

Pues que Santa María, la Madre de Dios, nos ayude a vivir cada día, como discípulos del Buen Pastor, e hijos e hijas de Dios, a quien un día veremos tal cual es, la vocación que hemos recibido de Dios.

Mn. Ramón Clavería Adiego;
Director espiritual de Canal Romero.

LANGUAGE

VISITAS EN CANAL ROMERO

CANALROMERO.COM 2008-2018 (C) Bajo licencia Creative . Con la tecnología de Blogger.

CANAL ROMERO EN GOOGLE+