martes, 29 de mayo de 2018

REFLEXIONES DE LA PALABRA (CCCXL). Solemnidad de la Santísima Trinidad


La fiesta de la Santísima Trinidad que hoy celebramos, y que nos recuerda el misterio del único Dios en tres Personas: el Padre, el  Hijo y el Espíritu Santo, es como una invitación que Dios nos hace cada año a meditar su misterio de vida y de amor. Una invitación muy normal, porque, al fin y al cabo, gracias al bautismo formamos parte de su familia: Hemos sido bautizados en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; y desde ese momento, Dios nos ha llamado a compartir su vida y nos ha hecho objeto de su amor, enviando a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo, que clama ¡Abbá! Padre, pues, a la hora de la verdad, ningún pueblo tuvo a su Dios tan cercano como lo está el Señor de nosotros.
Resultado de imagen de trinidad catedral jacaAhora bien; esto nos exige reconocer hoy y meditar en el corazón que el Señor es el único Dios allá arriba en el cielo, y aquí abajo en la tierra; y que no hay otro. Esta confesión es el principio y fundamento de la fe bíblica, pues cuando hablamos de Dios nos referimos a un solo Dios, el único que existe. Y es que el Dios único es el Dios verdadero, porque no puede haber más que un solo Dios. Por eso, siguiendo a Jesús, los cristianos confesamos que hay un solo Dios, el cual en su esencia divina es Amor; y porque es Amor tiene necesariamente que comunicarse, que expandirse, que darse... Por eso, sin dejar de afirmar la fe en un único Dios, los cristianos creemos que el Padre se da al Hijo y el Hijo al Padre en una comunión de amor tan perfecta que de ella procede el Espíritu Santo. 
Por eso hoy, la Iglesia, a través de la liturgia de esta solemnidad, quiere acercarnos de un modo vivencial al misterio de la Santísima Trinidad, es decir, nos quiere ayudar a profesar la fe verdadera, reconocer la gloria de la eterna Trinidad, y adorar la Unidad en su poder y grandeza.

Que Santa María, Templo y Sagrario de la Trinidad, nos ayude para que, reconociendo la grandeza de Dios, sepamos arrodillarnos ante su misterio trinitario, y dar durante toda nuestra vida gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo.

Mn. Ramón Clavería Adiego;
Director espiritual Canal Romero.

LANGUAGE

VISITAS EN CANAL ROMERO

CANALROMERO.COM 2008-2018 (C) Bajo licencia Creative . Con la tecnología de Blogger.

CANAL ROMERO EN GOOGLE+