miércoles, 23 de mayo de 2018

REFLEXIONES DE LA PALABRA (CCCXXXIX). Domingo de Pentecostés


Imagen relacionada
Para captar el sentido de la liturgia de esta fiesta de Pentecostés, un buen camino será el de recordar el sentido bíblico de esta fiesta, pues en nuestra tradición judeo-cristiana, desde tiempos ha, aparece el aliento del Dios vivo, entendido como el Espíritu de Dios por su fuerza creadora, impulsiva y vivificadora.
Si nos metemos en el mundo judío, veremos que si en la Pascua de Israel se celebraba el que Dios los había liberado de la esclavitud de los egipcios, en Pentecostés, que significa “a los cincuenta días”, celebraban que el Señor, en el monte Sinaí, les había dado la Ley, la cual les hizo pasar a ser el Pueblo de Dios. De este modo, en el Sinaí, con el sacrificio que selló aquella Alianza,  el pueblo de Israel rindió culto a Dios, que le había liberado de la opresión de la esclavitud.
Pues bien, cuando Jesús eligió el día de Pentecostés para que los discípulos, que estaban realmente atemorizados, recibieran el Espíritu Santo, quiso significar que quedaba completado el camino de la Alianza Nueva y Eterna que Él había abierto con su Encarnación, Pasión, Muerte y Resurrección. Y es que aquel grupo de discípulos que, como vemos en la primera lectura, estaban reunidos en oración con María, la Madre de Jesús, comenzó a ser el Pueblo de la Nueva Alianza, es decir, la Iglesia, y comenzó a extender, a partir de ese día, el Evangelio por todo el mundo.
Así pues, la fiesta de Pentecostés, con sus lecturas y sus simbolismos sugestivos y evocadores, nos habla del Espíritu de Dios que hemos recibido en el Bautismo y que nos habita y nos infunde un dinamismo de afecto y de servicio, y de cómo hoy celebramos nuestra Alianza con Dios, al formar parte de la comunidad de la Iglesia, constituida y guiada desde el primer momento por la acción del Espíritu Santo, pues desde ese primer momento, Él nos acompaña en el camino de la vida y nos conduce a la verdad plena.

Vamos a pedirle a la Virgen María, que nos dejemos llenar, como Ella, por el Espíritu y escuchemos la palabra de Dios, para que así, el Espíritu del Señor resucitado nos guíe y sea nuestra fuerza para que podamos ser auténticos testigos del evangelio.

Mn. Ramón Clavería Adiego;
Director espiritual de Canal Romero

LANGUAGE

VISITAS EN CANAL ROMERO

CANALROMERO.COM 2008-2018 (C) Bajo licencia Creative . Con la tecnología de Blogger.

CANAL ROMERO EN GOOGLE+