miércoles, 27 de junio de 2018

REFLEXIONES DE LA PALABRA (CCCXLV). Domingo XIII del Tiempo Ordinario



Resultado de imagen de xiii ordinario bLas lecturas de este domingo nos dan una enseñanza fundamental, que es la de aprender de Dios y de Jesús, su Hijo, a amar la vida, a respetarla y a defenderla contra todos los ataques posibles.
Ya en la primera lectura, que nos prepara para escuchar el Evangelio, del libro de la Sabiduría, se nos anuncia con fuerza que Dios es autor y amigo de la vida, presentando el proyecto de Dios en la creación, un proyecto en el que no hay lugar ni para la muerte ni para la destrucción de las criaturas.
Y si en la primera lectura Dios aparece como autor y amigo de la vida, en el Evangelio, Jesús aparece como aquel que es capaz de devolver la salud y la vida. Vemos en el texto de hoy como Jesucristo devuelve la salud a una mujer y la vida a una niña como anuncio de una vida en plenitud, porque Él ha venido para que tengamos vida, y vida en abundancia. Ambos milagros revelan el poder de Jesús y el poder de la fe. La fe sencilla de la hemorroísa y la fe del padre, puesta a prueba por la muerte de su hija, se convierten en modelo para todo cristiano.
Pero seguro que a nosotros nos puede costar tener fe en medio de las circunstancias que nos rodean. Pensemos, ¿podemos creer en un Dios que ama la vida contemplando tanto dolor en el mundo? Quizá no lo podemos entender, pero sí que podemos saber lo que hace Dios, si miramos a Jesús: curar, dar vida, atender a todos los que le necesitan; y esto no es solo el trabajo de Dios, sino también el nuestro, puesto que, al igual que Jesucristo, también nosotros debemos estar cerca de los que sufren, siendo portadores de fe, dadores de vida y transmisores de esperanza. Y es que la motivación que aduce Pablo, en la segunda lectura, sigue siendo válida para nosotros. Así pues, si Cristo fue generoso con todos, nosotros podemos serlo unos con otros.
Esta próxima semana, si Dios quiere, viajaré a Lourdes con la peregrinación diocesana de enfermos. Lourdes es un lugar donde la gente va a confiar en Dios por medio de la Virgen, y por su intercesión, pide la salud del alma y del cuerpo. Que ella, la Virgen, mujer que vivió de la fe, nos ayude a confiar en Cristo en todo momento.

Mn. Ramón Clavería Adiego;
Director espiritual de Canal Romero.

LANGUAGE

VISITAS EN CANAL ROMERO

CANALROMERO.COM 2008-2018 (C) Bajo licencia Creative . Con la tecnología de Blogger.

CANAL ROMERO EN GOOGLE+