viernes, 6 de julio de 2018

REFLEXIONES DE LA PALABRA (CCCXLVI). Domingo XV del Tiempo Ordinario



Las lecturas de hoy nos recuerdan que todos los bautizados hemos sido elegidos y enviados por Dios para llevar a cabo una misión en nuestro mundo, que es la de anunciar la salvación que Cristo nos ha traído con su muerte y resurrección.
Y es que por medio del Bautismo, Dios nos ha elegido y nos ha consagrado para ser sus hijos, otorgándonos su gracia, sabiduría y prudencia para que conozcamos el misterio de su voluntad. Y así, de este modo, nos convertimos en cristianos, que profesan la fe en Jesucristo, el Hijo de Dios encarnado, muerto y resucitado, en anunciadores de la salvación que viene de Él, cada uno según su condición, pero todos hemos sido llamados a la santidad y a la misión de evangelizar el mundo.
Resultado de imagen de xv ordinario bA lo mejor esto nos asusta, y podemos pensar que qué ha visto Dios en nosotros para llamarnos a esta misión, porque podemos vernos muy poquica cosa... Pero mirad, si nos fijamos bien en la Biblia, tanto los apóstoles, como el profeta Amós, son rudos, sencillos, ignorantes, e incluso imperfectos y perseguidos... Y de esta forma, se ve que un poder tan extraordinario no viene de nosotros, sino que viene de Dios.
Y es precisamente ahora, en la celebración de la Eucaristía, donde se realiza sobre cada uno de nosotros el plan divino de salvación y, como los apóstoles y Amós, somos enviados y apoyados en a fuerza de Dios, a predicar en nombre de Cristo la conversión y la misericordia, incluso en medio de oposición y de desprecio.
Vamos a pedirle, pues, a la Virgen María, que salgamos animados a dar testimonio de Cristo por medio de una vida de servicio y alegría.

Mn. Ramón Clavería Adiego;
Director espiritual de Canal Romero.

LANGUAGE

VISITAS EN CANAL ROMERO

CANALROMERO.COM 2008-2018 (C) Bajo licencia Creative . Con la tecnología de Blogger.

CANAL ROMERO EN GOOGLE+