sábado, 21 de julio de 2018

REFLEXIONES DE LA PALABRA (CCCXLVIII). Domingo XVII del Tiempo Ordinario



Hasta este domingo hemos escuchado en las celebraciones dominicales del tiempo ordinario la lectura continuada del Evangelio según san Marcos. Hoy interrumpimos esa lectura y escucharemos, durante varios domingos, el capítulo 6 del Evangelio según san Juan, que es una catequesis de Jesús sobre la Eucaristía, que comienza con el relato de la multiplicación de los panes y los peces, y continuará, en los siguientes domingos, con el discurso del Pan de Vida, que es Cristo mismo.
Resultado de imagen de multiplicacion panes y pecesEste relato de la multiplicación de los panes y los peces nos muestra como a Cristo le seguía una gran multitud. Una multitud deseosa de escuchar su palabra; necesitada de Dios; pero también necesitada de pan. Y Jesús les enseña; les da el alimento de su palabra; pero también les da el pan material que necesitan, haciéndoles ver la necesidad de comer el verdadero Pan del Vida, su propio Cuerpo y Sangre.
Pues bien, el milagro del pan multiplicado no es algo del pasado, sino que también es para nuestro tiempo, pues hoy día nos encontramos con que, como en tiempo de Jesús, vivimos también en un tiempo de hambre, en el que podemos comprobar como muchos siguen necesitando el pan que sacia el estómago, pero también del que llena el corazón. Porque el hambre en el mundo de hoy se reviste de muchas y diversas formas, y aunque sigue habiendo mucho hambriento del pan material, también hay muchos hambrientos de ese otro pan que es el de la cultura, de la dignidad, del afecto y, sobre todo, del pan de Dios.
Y para que este milagro se siga repitiendo, el Señor necesita colaboradores, necesita a sus discípulos, nos necesita a nosotros; pide nuestros “panes y peces”, que son nuestro amor y nuestras obras de caridad y de servicio. Y es que Dios hace posible lo que a nosotros nos parece imposible, por eso, simplemente nos pide que pongamos lo poco que somos y lo poco que tenemos a su disposición y Él lo multiplicará.
Que la Virgen María nos ayude para que, participando del Pan de la Vida, que es el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo, seamos aliento y ayuda para hacer de nuestra vida una entrega generosa de amor a favor de los demás, especialmente de los que más sufren y más nos necesitan.

Mn. Ramón Clavería Adiego;
Director espiritual de Canal Romero.

LANGUAGE

VISITAS EN CANAL ROMERO

CANALROMERO.COM 2008-2018 (C) Bajo licencia Creative . Con la tecnología de Blogger.

CANAL ROMERO EN GOOGLE+