lunes, 30 de julio de 2018

REFLEXIONES DE LA PALABRA (CCCXLIX). Domingo XVIII del Tiempo Ordinario



Después de leer el texto del Evangelio de hoy, uno puede pararse a pensar de qué tenemos realmente hambre y sed las personas de hoy día, es decir, qué es lo que más necesitamos, y lo que más interés tenemos en pedirle a Dios.
Seguro que la respuesta primera será la típica de “salud, que es lo principal”. O como decía aquella canción de los años sesenta: “tres cosas hay en la vida, salud, dinero y amor, y el que tenga estas tres cosas, que le dé gracias a Dios”. Y desde luego, si las tenemos, es para darle gracias de verdad.
Resultado de imagen de xviii ordinario bPero mirad, el Evangelio nos muestra como Jesús tuerce el morro porque la gente le busca no porque sientan necesidad de escuchar su palabra, o porque vean que Él es alguien especial, pues ha hecho milagros... Le buscan porque les ha dado de comer. Porque le ha llenado la tripa, como veíamos el domingo pasado.
Y algo parecido pasa en nuestros días. A Dios acudimos pidiéndole muchas cosas, pero yo no sé si le pedimos lo realmente necesario, que es tenerlo a Él presente en nuestra vida; pues, como vemos en el Evangelio, Jesús nos dice que lo que Dios quiere es que creamos en Jesús, Pan de vida, ya que, como Jesús nos señala, no es posible tener la vida eterna sin aceptarle y acogerle en la vida. Y aceptar y acoger a Jesús implica escuchar y aceptar su palabra y sus propuestas. No podemos ser como los israelitas, que preferían ser esclavos y tener la comida asegurada que ser libres y confiar en Dios. Por eso que tenemos que convertirnos constantemente, como dice san Pablo, dejando que el Espíritu Santo renueve nuestra mentalidad, y viviendo en la justicia y en la santidad verdaderas. Y es que solamente si dejamos que el Espíritu Santo renueve nuestra mentalidad, podremos descubrir que Jesús es el único que puede saciar nuestra existencia.
Vamos a pedirle, pues, a la Virgen María, que nos ayude a tener la fuerza que necesitamos para afianzar nuestra fe en Dios, para así adherirnos más a Jesucristo, y de este modo, ser portadores de esa fe que, dentro de unos momentos, vamos a profesar.

Mn. Ramón Clavería Adiego;
Director espiritual de Canal Romero.

LANGUAGE

VISITAS EN CANAL ROMERO

CANALROMERO.COM 2008-2018 (C) Bajo licencia Creative . Con la tecnología de Blogger.

CANAL ROMERO EN GOOGLE+