martes, 4 de septiembre de 2018

REFLEXIONES DE LA PALABRA (CCCLIII). Domingo XXII del Tiempo Ordinario



Las lecturas de este domingo son una llamada a la sinceridad. Yo no sé si nos damos cuenta, pero no siempre somos lo que parecemos, y podemos caer en la tentación de ponernos máscaras que no reflejan la verdad de nuestro interior y de nuestra vida, entre otras cosas, porque hoy nos toca vivir en un mundo donde a menudo se quiere tapar con una imagen exterior la suciedad que se lleva en el interior.
Resultado de imagen de xxii ordinario bPor eso, el texto del Evangelio de hoy es un magnífico retrato de Jesús que nos obliga a cada uno de nosotros a preguntarnos si nuestro modo de vivir está acorde con lo que creemos, o si, por el contrario, hacemos las cosas para aparentar lo que no somos y quedar bien delante de los demás. Y eso también nos concierne en el tema religioso. Es decir, si venimos a Misa, es porque, se supone, que creemos en Dios y que queremos ser buenos cristianos. Por eso debemos procurar vivir, como dice el salmo de hoy, con honradez, justicia, lealtad, sin hacer mal al prójimo ni difamar al vecino…, cumpliendo y poniendo por obra siempre los mandamientos de Dios, como nos manda la primera lectura... Pero haciéndolo de verdad, con el corazón, creyéndonos lo que hacemos y lo que decimos... no simplemente por cumplir. Y no vale el decir “pues para hacerlo mal, no lo hago”. No. Los mandamientos hay que cumplirlos, y hay que cumplirlos con el corazón, llevando a la práctica la palabra de Dios que escuchamos. O para que me entendáis de otro modo. Las cosas que manda Dios hay que hacerlas, y hacerlas bien, con buena cara y de buena gana, aunque cueste. Y eso, pues claro, exigirá por parte nuestra un esfuerzo de conversión continua y de empezar muchas veces de cero... Y es que, a la hora de la verdad, llevar a la práctica el Evangelio nos cuesta mucho a todos.
Vamos a pedirle por tanto a la Virgen María que la participación en la Eucaristía nos vaya transformando en nuestro seguimiento de Cristo haciéndonos auténticos, nobles, sin doblez, sin máscaras ni caretas… Así el Señor hará de nuestras vidas algo grande.

Mn. Ramón Clavería Adiego;
Director espiritual de Canal Romero


LANGUAGE

VISITAS EN CANAL ROMERO

CANALROMERO.COM 2008-2018 (C) Bajo licencia Creative . Con la tecnología de Blogger.

CANAL ROMERO EN GOOGLE+