sábado, 8 de septiembre de 2018

REFLEXIONES DE LA PALABRA (CCCLIV). Domingo XXIII del Tiempo Ordinario



La primera lectura de hoy nos muestra como el profeta Isaías consuela a su pueblo, en horas difíciles, y le asegura que Dios va a infundir fuerza a los cobardes, y la vista a los ciegos, y el oído a los sordos, y el habla a los mudos, y aguas abundantes al desierto.
Estas palabras del profeta nos preparan para escuchar cómo Cristo, en un de esas escenas breves, plásticamente contadas por san Marcos, cura a un sordomudo, y le devuelve el oído y el habla.
Resultado de imagen de xxiii ordinario bPues bien, a lo mejor Jesús nos tendría que curar también a nosotros, porque a veces somos sordos y mudos. No oímos lo que tendríamos que oír, que es la Palabra de Dios. Y no hablamos lo que tendríamos que hablar: diciendo palabras de alabanza a Dios y también en nuestras palabras de ayuda a los hermanos.
Pidamos, pues, hoy a Santa María para nosotros y para todos los cristianos, que interceda para que Jesucristo repita su milagro, que "nos aparte de la gente a un lado", que toque los oídos y las lenguas de nuestras almas, que realice el milagro de cambiar nuestros corazones y de superar nuestros egoísmos y que nos lleve a escucharle a Él y a escuchar al Padre para, como consecuencia, vivir nuestra vocación de profetas y anunciar al mundo la Salvación.


Mn. Ramón Clavería Adiego;
Director espiritual de Canal Romero.

LANGUAGE

VISITAS EN CANAL ROMERO

CANALROMERO.COM 2008-2018 (C) Bajo licencia Creative . Con la tecnología de Blogger.

CANAL ROMERO EN GOOGLE+