lunes, 22 de octubre de 2018

REFLEXIONES DE LA PALABRA (CCCLIX). Domingo XXIX del Tiempo Ordinario


Resultado de imagen de XXIX ordinario b
Las lecturas de hoy destacan la idea de que ser cristiano es imitar a Cristo servidor, que «no ha venido a ser servido, sino a servir y dar su vida en rescate por muchos». Él es verdaderamente el Siervo de Dios sufriente, anunciado en la primera lectura de Isaías. Él ha mostrado su profunda solidaridad con todos los seres humanos y ha cargado con las culpas de todos. Él tomó nuestras dolencias y cargó con nuestras enfermedades. Fue despreciado y humillado por los hombres, como un hombre de dolores acostumbrado a sufrir.
Por eso los verdaderos seguidores del Señor no han de pretender ser grandes, ni jefes de los demás, ni esperar que Dios les dé los primeros puestos en su Reino, sino que, por el contrario, han de asemejarse a Cristo bebiendo su mismo cáliz y bautizándose con su mismo bautismo, cáliz y bautismo que se identifican con su pasión y su cruz.
Pues bien, en cada celebración de la Eucaristía todo esto se hace presente y real. Aquí, Cristo, a través del memorial de su muerte y resurrección, actualiza el acto supremo de servicio dando su vida por nosotros. Aquí, Cristo se compadece de nuestras debilidades y miserias y ejerce plenamente su sacerdocio.
Pero la Eucaristía también es compromiso. Cada uno de los que participamos en ella tenemos que estar dispuestos a hacernos pequeños y servidores, estando dispuestos a gastar nuestra vida en bien de los demás. Ese será muchas veces el apostolado más convincente.
Y no puedo terminar sin dejar de tener un recuerdo a la celebración de la Jornada mundial por la evangelización de los pueblos, el Domund, que celebramos hoy. Hoy se nos invita a tener presente en nuestra oración a las personas que dedican su vida a anunciar el Evangelio de Jesucristo en tierras lejanas, recordando así el compromiso misionero que tenemos todos los cristianos. Y también se nos pide nuestra colaboración económica. Así que es un día para rascarse el bolsillo y ser generoso en la colecta.

Que Santa María, la Virgen, nos ayude para que la celebración de la Eucaristía sea el mayor acicate para despertar nuestra fe y nuestro amor; y también para que no se aletargue nuestra vida cristiana, sino que siempre sea una vida misionera.

Mn. Ramón Clavería Adiego;
Director espiritual de Canal Romero.

LANGUAGE

VISITAS EN CANAL ROMERO

CANALROMERO.COM 2008-2018 (C) Bajo licencia Creative . Con la tecnología de Blogger.

CANAL ROMERO EN GOOGLE+