jueves, 1 de noviembre de 2018

REFLEXIONES DE LA PALABRA (CCCLXI). Solemnidad de Todos los Santos



Si nos acercamos a un museo de pintura, veremos que muchos artistas han hecho su autorretrato. Si somos aficionados al arte, pues seguramente nos pueden venir a la memoria los autorretratos  de Picasso, Van Gogh, Rembrandt y otros como Velázquez, Goya o Leonardo da Vinci, por citar algunos. Pues bien, Jesús ha hecho su autorretrato en las Bienaventuranzas cuando va repitiendo, como una letanía insistente: bienaventurados, bienaventurados. Pero, sin embargo, Él va más allá de una simple descripción. Y va más allá porque Él mismo se nos propone como modelo. ¡Este soy yo!, nos dice en las bienaventuranzas. ¡Sed como yo!, ¡pareceos a mí! Y se describe pobre, humilde, con hambre y sed de justicia, compasivo, limpio de corazón, perseguido por ser justo. Y nos asegura que los que sean como él serán recompensados con creces: verán a Dios, tendrán el reino de los cielos, serán consolados, su recompensa será grande en el cielo.
Resultado de imagen de todos los santosPues bien, los santos, independientemente de nuestras simpatías por uno u otro, han procurado estar unidos a Jesucristo viviendo las bienaventuranzas. Siendo humanos y pecadores, como todos nosotros, han trabajado, como tenemos que trabajar nosotros, para seguir a Jesucristo con la gracia y dones que han recibido de Dios.
Y es que en esta fiesta de Todos los Santos celebramos a todos los que han sido redimidos por Cristo. A todos. No solo recordamos hoy a los que han sido canonizados y cuyas imágenes vemos en los altares, sino que la fiesta de hoy es la de todos aquellos cuyas almas están en el cielo. Hombres y mujeres de todas las edades, de toda raza y condición; que fueron como nosotros, de carne y hueso, que sufrieron, que rieron y que lloraron, que trabajaron duro en esta vida.... ¡A cuántos de ellos les podemos poner cara, voz, gestos!...¡Con cuántos de ellos hemos vivido en este mundo y hemos tratado directamente, de tú a tú!... ¡De cuántos de ellos hemos recibido el testimonio directo de una vida creyente, santa, sencilla, humilde!... De todos ellos Dios nos ofrece el ejemplo de su vida, la ayuda de su intercesión y la participación en su destino.
Hoy, pues, unidos a Santa María, la Virgen, y a toda la corte celestial, le damos gracias a Dios por los innumerables santos que son ejemplo y estímulo para nosotros a la hora de vivir la fe en nuestro mundo de hoy, y que nos recuerdan que somos miembros de un pueblo santo, y que Dios nos llama a todos, a todos, sin excepción, a ser santos.

Mn. Ramón Clavería Adiego;
Director espiritual de Canal Romero.

LANGUAGE

VISITAS EN CANAL ROMERO

CANALROMERO.COM 2008-2018 (C) Bajo licencia Creative . Con la tecnología de Blogger.

CANAL ROMERO EN GOOGLE+