jueves, 14 de febrero de 2019

REFLEXIONES DE LA PALABRA (CCCLXXVIII). Domingo V del Tiempo Ordinario



En la liturgia de hoy se destaca el tema de la vocación. Concretamente las lecturas nos cuentan la llamada de Isaías, la de Pedro y sus compañeros; e incluso san Pablo nos habla de la suya. Una llamada que se oye en lugares muy diferentes: Vemos como Isaías la escucha en la grandiosidad del templo; y Pedro y sus compañeros en la pesada tarea de cada día. Pero tanto una como otra señalan que las personas llamadas se han sentido cautivadas por quien las llama y por su santidad, y al mismo tiempo con miedo, pecadoras e indignas de la misión que barruntan que se les pide. Sin embargo, a pesar de esto, acaban confiando totalmente en quien las ha llamado, aunque no sepan adónde las llevará esto.
Resultado de imagen de V ordinario CPues bien, también hoy Jesús nos llama a nosotros. Todos nosotros tenemos vocación. Unos tenemos vocación sacerdotal, otros vocación religiosa, otros vocación laica... Pero todos tenemos vocación, pues todos estamos llamados a seguir a Cristo en un lugar concreto en la vida y, desde ese lugar, ser sus testigos y anunciar el Evangelio cada uno en nuestro ambiente.
Ya sabemos que el anuncio del Evangelio no es una tarea fácil. De hecho, muchas veces nos podemos sentir como Pedro y sus compañeros, que habían estado toda la noche bregando y no habían pescado nada; porque intentamos educar cristianamente a los hijos y a los nietos... procuramos que los niños y los adolescentes reciban catequesis.... hacemos mil y un proyectos pastorales desde la diócesis... Y, sin embargo, no vemos ningún resultado. Y nos desanimamos. Sin embargo Jesús nos sigue llamando cada día a echar de nuevo las redes. ¿Qué no vemos resultados? Fácil. ¿Qué nos cansamos y nos sentimos inútiles? Yo el primero y el que más... Sin embargo, Dios sabe cuando será el momento oportuno para una buena pesca.
Por otro lado, hoy os invitaría a prestar especial atención a la segunda lectura de hoy, de la carta a los Corintios. Es la primera profesión de fe que conocemos, el primer credo. El que aprendió san Pablo cuando se convirtió, y que anuncia básicamente la muerte y la resurrección de Jesús, que es el fundamento de nuestra fe cristiana.
Y, finalmente, recordaros que hoy es el domingo de la Campaña contra el Hambre en el Mundo. Pidámosle hoy a Santa María por las muchísimas personas que en el mundo pasan hambre y necesidad de desarrollo, y ayudémosles según nuestras posibilidades.

Mn. Ramón Clavería Adiego;
Director espiritual de Canal Romero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, bienvenid@ a Canal Romero. Puede usted dejar su mensaje o saludo!

LANGUAGE

VISITAS EN CANAL ROMERO

CANALROMERO.COM 2008-2018 (C) Bajo licencia Creative . Con la tecnología de Blogger.