martes, 26 de febrero de 2019

REFLEXIONES DE LA PALABRA (CCCLXXX). Domingo VII del Tiempo Ordinario



La primera lectura que proclamamos hoy es una gran introducción al mandamiento del que Jesús propone en el Evangelio. En ella vemos la generosidad con la que David perdona a su enemigo mortal, el Rey Saúl. Esta generosidad es un ejemplo de la compasión y de la misericordia divinas, pues, como repetimos hoy en el Salmo responsorial, “el Señor es compasivo y misericordioso”.
Pues bien, en el Evangelio, Jesús nos descoloca, y nos marca unas cuantas exigencias de ser cristiano y discípulo suyo, pues nos invita a vivir de una manera que, sin duda, no resulta nada fácil: nos manda amar a los enemigos, perdonar, ser misericordiosos, ser generosos. Son actitudes que no resulta sencillo vivirlas, y para colmo, el ambiente de la sociedad en la que vivimos nos arrastra más bien hacia lo contrario: a devolver mal por mal, a pisar a los demás si nos conviene, a buscar por encima de todo nuestros propios intereses. Pero, desde luego, lo que Jesús nos propone es mucho más humano, y da mucha mayor paz y felicidad que la que nos da seguir nuestros propios instintos.
Y es que Jesucristo nos pone como ejemplo a Dios mismo, y nos manda ser compasivos como nuestro Padre Dios es compasivo; advirtiéndonos que la medida que usemos con los demás, la usarán con nosotros. Por eso, aunque nos cueste seguirlos, los criterios que tenemos que usar en nuestra vida no son los criterios que haya de moda en el mundo, sino que tienen que ser los criterios de Dios. Y tenemos que hacerlo sin desanimarnos, porque actuar según lo que manda el Evangelio ya sabemos que cuesta; pero Dios no nos negará su gracia y su ayuda si acudimos a Él con sinceridad, pidiéndole ser fieles discípulos de Jesucristo que quieren vivir según sus mandatos.
Vamos a pedirle a la Virgen María que nos ayude a vivir el Evangelio en nuestro mundo de hoy; un mundo que está muy necesitado de Dios. Que Ella nos ayude a detener la espiral de violencias y venganzas que nos rodean, y nos alcance fuerzas para optar por la paz, el perdón, la compasión y la misericordia.


Mn. Ramón Clavería Adiego;
Director espiritual de Canal Romero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, bienvenid@ a Canal Romero. Puede usted dejar su mensaje o saludo!

LANGUAGE

VISITAS EN CANAL ROMERO

CANALROMERO.COM 2008-2018 (C) Bajo licencia Creative . Con la tecnología de Blogger.