lunes, 4 de marzo de 2019

REFLEXIONES DE LA PALABRA (CCCLXXXI). Domingo VIII del Tiempo Ordinario



Las lecturas de hoy son una llamada a la coherencia de vida, una afirmación de que la mejor proclamación del Evangelio es vivirlo predicando con el ejemplo.
Por un lado, vemos en la primera lectura los sabios consejos del Antiguo Testamento, cargados de experiencia y de sentido común, que nos aconsejan no precipitarnos en el juicio a los demás hasta observar bien su razonamiento. Y es que, si nos paramos a pensar un poco, en una época como la nuestra, en la que se cuida tanto la imagen, es algo bueno y saludable el no dejarnos llevar de las apariencias engañosas.
Resultado de imagen de viii ordinario c
Y por otro lado, y en relación con lo anterior, Jesús nos pide en el Evangelio actuar con sabiduría, guiándonos por un buen Maestro, que es Él mismo, siendo humildes como Él, bondadosos, y autocríticos con nosotros mismos más que con los demás, pues, con frecuencia tendemos a ignorar nuestros fallos mientras nos mantenemos alerta con los ajenos. Nos vendrá bien reconocerlos y, de esta manera, nuestros juicios serán bastante más benignos. Por eso Jesús nos hace la llamada a que miremos a nuestro interior, a vivir con sinceridad de corazón, a ser auténticos..., pues al fin y al cabo, los frutos de nuestra vida son la imagen de lo que vivimos por dentro. Por eso será bueno que nos preguntemos en dónde ponemos nuestro corazón, si en Dios y en las personas o si, por el contrario, lo ponemos en las cosas.
Mirad, el Evangelio nos muestra como Jesús rechaza la hipocresía de quienes se presentan como modelos para los demás sin antes reconocer y enmendar sus propios defectos. Así pues, nuestro fruto como discípulos de Cristo, será bueno si nos esforzamos al máximo por corregir nuestros defectos y cultivar todas aquellas virtudes y dones que Dios nos ha dado. Para ello, muchas veces necesitaremos ayuda, y el acompañamiento de un director espiritual que sepa ayudarnos a seguir a Cristo y a poner en orden nuestra vida.
Pues que la Virgen María nos ayude para que no juzguemos a los demás superficialmente, y para que nos reconozcan como seguidores de Cristo Jesús por nuestros buenos frutos.


Mn. Ramón Clavería Adiego;
Director espiritual de Canal Romero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, bienvenid@ a Canal Romero. Puede usted dejar su mensaje o saludo!

LANGUAGE

VISITAS EN CANAL ROMERO

CANALROMERO.COM 2008-2018 (C) Bajo licencia Creative . Con la tecnología de Blogger.