martes, 12 de marzo de 2019

REFLEXIONES DE LA PALABRA (CCCLXXXII). Domingo I de Cuaresma



El miércoles pasado, miércoles de ceniza, comenzábamos el camino cuaresmal hacia la Pascua, para prepararnos a celebrar la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo.
Resultado de imagen de jesus tempted satan
La Cuaresma es un tiempo favorable que Dios nos concede, para que, mediante la escucha atenta de la palabra, la oración, y el amor a los hermanos, amor que se concreta en el ayuno y la limosna, nos convirtamos de nuestros pecados y vivamos de manera más auténtica nuestra vocación bautismal.
La Cuaresma es un camino para despojarnos de todos nuestros disfraces y de todas nuestras máscaras. Un cambio especialmente interior. En el camino cuaresmal los cristianos debemos profundizar en nuestra fe. El evangelio de Lucas describe la confesión de fe de Jesús. Después de su bautismo en el Jordán, impulsado por el Espíritu, se retira al desierto, al silencio y a la oración. Concluye el período de su soledad y experimenta la tentación del maligno y supera la prueba respondiéndole: «Está escrito». Confiesa su fe en Dios Padre. De un modo parecido, Pablo nos dice: «Si crees en tu vida cotidiana que Dios resucitó a Jesucristo entre los muertos, te salvarás». Por eso la Cuaresma nos tiene que animar a vivir nuestra fe, a renovarla, a fortalecerla en medio de las dificultades del mundo y de la vida.
Y es que la Cuaresma es imagen de la vida misma. Es un camino peligroso, lleno de engaños, de tentaciones, con riesgo constante de elegir mal, de escuchar voces halagadoras, de buscar promesas de felicidad que son vanas.
También Jesús tuvo tentaciones. Lo vemos hoy en el Evangelio. También Él recorrió el peligroso camino de la vida. Pero se dejó conducir por el Espíritu Santo, que lo llevó hasta el final. No se dejó llevar por espíritus dudosos ni tentaciones halagadoras, no.  La fuerza del Espíritu Santo ha sido más fuerte. También en nosotros, si le dejamos, el Espíritu Santo será más fuerte que el tentador. Pidámosle nosotros a la Virgen María que sepamos distinguir la voz del Espíritu Santo en medio de tantas voces y ruidos de este mundo, y sepamos dejar guiarnos por ella.

Mn. Ramón Clavería Adiego;
Director espiritual de Canal Romero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola, bienvenid@ a Canal Romero. Puede usted dejar su mensaje o saludo!

LANGUAGE

VISITAS EN CANAL ROMERO

CANALROMERO.COM 2008-2018 (C) Bajo licencia Creative . Con la tecnología de Blogger.